El presidente del Instituto Universitario Europeo de Florencia y expresidente del Parlamento Europeo, Josep Borrell, abogó hoy por ofrecer a la ciudadanía un futuro y no solo imponer “austeridad y penitencias” como en el caso de Grecia. Borrell puso el ejemplo griego para señalar que “si la gente no ve que su sacrifico sirve para algo”, acabarán preguntándose el sentido del mismo, por lo que insistió en la necesidad de ayudar al país heleno “a crecer”.

Durante la celebración del último curso de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) en el Real Sitio de San Ildefonso (Segovia), Borrell lamentó la respuesta dada a los griegos, a los “que se les quiso castigar”, “sin darse cuenta de que por castigar a los griegos, nos castigábamos a nosotros y que provocábamos un contagio del problema al resto de los países”.

Borrel aseguró que entre los problemas que afectan en la actualidad al panorama económico español se encuentra la desconfianza de Europa en las finanzas públicas y en la situación real de los bancos, al no conocer su situación real. Para Borrell, los rescates a las comunidades valenciana y murciana, “demuestra la situación por las que pasan las finanzas autonómicas y eso es lo que produce en Europa una gran desconfianza”.

Borrell se refirió al caso Bankia para ejemplificar que “demasiadas veces hemos dicho que todo estaba muy bien para el día siguiente tener que reconocer que las cosas estaban bastante mal”. Además, suscribió las palabras del Gobernador del Banco de España para afirmar que “en seis meses se ha destruido la confianza, la credibilidad en buena parte de nuestro sistema financiero y de nuestros sistema fiscal y eso es difícil de reconstruir”.