Me voy a casar, pero ¿Estoy preparado? ¿Sabemos por lo que nos puede salir una boda? ¿Con que detalles queremos sorprender a nuestros invitados? ¿Alquilarias tu vestido de novia?.

Preparar las invitaciones, elegir restaurante y menu, preparar el banquete, los regalos de la madrina, los puros del novio, la musica, el vestido de la novia, el traje del novio, el ramo nupcial, las alianzas y no podia faltar claro esta, la luna de miel.  ¿Nos hacemos una idea de cuanto puede costarnos una boda?

De esta forma, podemos considerar que el gasto medio de dichos banquetes cayó un diez por ciento por la crisis y en Castilla y León donde se situó en 16.000 euros, según un estudio de la Federación de Usuarios y Consumidores Independientes (FUCI) para conocer a cuanto el coste real de este evento, para lo que eligió un enlace tipo con 100 comensales en más de una treintena de ciudades españolas.

Desde FUCI se calcula que los gastos de esta celebración oscilan entre los casi 10.000 y los 25.000 euros, siendo la media de 16.500 euros, lo que supone un descenso del 10,2 por ciento con respecto a 2009. Para la presidenta del colectivo, Agustina Laguna, “estos datos evidencian que la crisis se ha colado en los banquetes ya que el coste medio para esta celebración baja por tercer año consecutivo. Los novios se tienen que apretar mucho el cinturón para hacer frente a unos gastos que suponen en muchos casos el salario de todo un año de uno de los contrayentes”. “Hasta tal punto llega el problema que casi un tercio de las parejas que van a casarse acuden a entidades financieras a contratar créditos rápidos para sufragar los gastos de la boda”.

Asimismo, ve clara “la relación existente entre la situación económica actual y la evolución sufrida en el gasto medio de los españoles en bodas, lo que evidencia la maltrecha situación económica de las parejas más jóvenes”. Así, si en 2003 el coste medio en España era de 21.500 euros y en 2004 de, 24.500, hace un año, en 2009, ya se fijó en 18.380 euros por encima de los 16.500 euros de media del presente ejercicio.

En cuanto a las autonomías en las que el enlace es más caro, Madrid se sitúa a la cabeza con un gasto medio de 19.200 euros, seguida de Valencia y Cataluña que, en ambos casos, superan los 18.000 euros. En el otro extremo se sitúan Extremadura y Canarias en las que el coste medio es de 14.800 y 14.300 euros respectivamente.

En este sentido, la presidenta de FUCI destaca: “El hecho de que se observan unas diferencias de hasta 5.000 euros no debe hacer que renunciemos a la calidad, por lo que recomienda valorar distintas posibilidades para poder comparar precios y calidades antes de elegir”.

El primero de los gastos al que tendrán que hacer frente los novios es el de los trajes. El de ellas supone un mayor desembolso no inferior a los 600 euros, cantidad a la que habrá que sumar el precio de los zapatos, complementos, maquillaje, peinado y ramo que incrementan enormemente el presupuesto hasta llegar a los más de 1.750 euros de media. En los hombres, el gasto oscila entre 375 y 1.040 euros.

En cuanto al banquete, el principal gasto al suponer la mitad de la factura total, el coste por invitado puede variar entre los 48 y los 100 euros. A este gasto hay que añadirle la música y la barra libre que supone unos 1.375 euros de media. El siguiente paso son los detalles nupciales, es decir, las arras, alianzas, invitaciones, las flores de la iglesia … y el reportaje fotográfico y/o de vídeo, cuyo coste oscila entre los 500-1.200 euros. En cuanto al viaje de novios, en función del destino elegido, en la mayor parte de los casos no es inferior a los 1.500 euros por pareja.

La presidenta de FUCI finalizó que “la reducción de gastos que hacen los novios -especialmente en el banquete y el viaje- para ajustar al límite su presupuesto, unido a que los hosteleros y empresarios del sector han ajustado sus precios al máximo en los últimos años da lugar a que el coste de una boda se haya situado en el más bajo de la década”.

Pero no solo para los novios, en muchos casos puede suponer un trastorno economico casarse, sino tambien para los invitados. Llega una invitacion a casa, ¿De quien es? ¿Otra boda? ¿Pero es un familiar, es un amigo o es un compromiso?. Seguramente muchos de vosotros os hayais hecho estas preguntas. Lo que si esta claro es que tanto para novios como para invitados, y mas en el tiempo de recesion economica en el que nos encontramos, una boda puede salirnos por un ojo de la cara. Entonces habra que pensarse, ¿Quieres boda? Si, quiero. No quiero.