El Ministerio de Fomento reconoce que las obras de la plataforma sobre la que ‘volará’ el Tren de Alta Velocidad (TAV) no concluirán hasta principios del próximo año, aunque el grado de ejecución alcanza ya el 93 por ciento. No obstante, mantiene la fecha de finales de 2012 para la puesta en servicio de esta línea que parte de la de Madrid-Segovia-Valladolid y concluye en León, tras atravesar Palencia. Precisamente, el nudo ferroviario de Venta de Baños y el tramo leonés Palanquinos-Onzonilla son los más retrasados.

Fuentes del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), dependiente de Fomento, confirmaron a Ical que la construcción de la plataforma se demorará hasta principios del próximo año, pese a que en mayo se aseguraba que los trabajos finalizarían en septiembre, salvo en el complejo de Venta de Baños, cuyas obras debían estar listas en noviembre debido a su complejidad y a que se iniciaron más tarde. Sin embargo, este retraso de unos meses parece que no trastoca la puesta en servicio de este corredor de alta velocidad, prevista para diciembre de 2012.

Las obras se encuentran muy avanzadas en todo el tramo de 162 kilómetros entre Valladolid y León, donde prácticamente todos los viaductos e infraestructuras están construidos. Cada semana Adif comunica la finalización de uno de ellos, por lo que la empresa pública reconoce que están pendientes algunos remates de obras y otras actuaciones medioambientales. Sin embargo, los mayores retrasos lo acumulan los tramos Nudo de Venta de Baños-Valladolid, Palencia, León y Palanquinos-Onzonilla.

El primero de ellos, en territorio palentino y 16 kilómetros de longitud, discurre por los términos municipales de Dueñas, Venta de Baños y Villamuriel de Cerrato. Incluye la construcción de un túnel artificial de Villamuriel de 500 metros y la remodelación de la estación de Venta de Baños, con importantes obras en la playa de vías. Estas dos actuaciones son las que se encuentran menos avanzadas, junto con el puente sobre la Autovía de Castilla (A-62). Prácticamente terminados, se encuentran los viaductos sobre el Pisuerga (610 metros) y sobre la línea Madrid-Hendaya y la carretera N-620, el denominado ‘triangulo’ de Venta de Baños.

Asimismo, el tramo Palanquinos-Onzonilla, en la llegada a la capital, de 13,4 kilómetros, discurre por los términos municipales de Villanueva de las Manzanas, Villaturiel, Vega de Infanzones y Onzonilla. Los dos viaductos sobre el Esla y de Torneros encuentran en fase de acabados, mientras los trabajos acaban de concluir en la pérgola prevista.

 

Balasto 

El siguiente paso que acometerá Adif, y que ya ha iniciado, es la contratación de la fabricación y suministro de balasto, la capa de graba o piedra machacada que se extiende para asentar sobre ella las traviesas de la vía. Sus características principales son su resistencia, portabilidad y permeabilidad, ya que permite el paso del agua y soporte de pesos muy elevados.

En total, Adif está adjudicando los 1,3 millones de toneladas que calcula necesitará para el tramo Valladolid-Palencia-León, que se almacenará en diferentes bases de acopio a lo largo de la traza ferroviaria, lo que supondrá un desembolso de 40,5 millones de euros. El Ministerio licitó un contrato de suministro y transporte de balasto en diciembre de 2010, que se desglosaba en cinco lotes.

Respecto a los sistemas de electrificación, instalaciones de seguridad y telecomunicaciones, fuentes de Adif indicaron que se encuentran en la fase previa a la licitación mediante la modalidad de colaboración público privada (CPP), por lo que todavía no conoce la inversión que requerirán para esta línea de 162 kilómetros, diseñada para la circulación de trenes a una velocidad máxima de 350 kilómetros por hora, con doble vía en ancho internacional o UIC (1.435 milímetros), electrificación a 25 kilovatios y 50 hercios y sistema de control de tráfico ERTMS.

 

Más de 410.500 traviesas 

Adif adjudicó a finales de febrero y marzo tres contratos para el suministro y transporte de 410.356 traviesas de hormigón para el tramo Valladolid-Palencia-León. Su función es sustentar y servir de fijación para los carriles de vía. Esta actuación ha supuesto una inversión de 23,1 y 21 millones de euros

El primer contrato, adjudicada a la Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por Alvisa Prefabricados y Prefabricados Delta, recoge la provisión de 137.100 traviesas monobloque de hormigón para ancho de vía internacional y de 5.700 polivalentes monobloque de hormigón. El segundo comprende, adjudicado a la UTE formada por GIC Fábricas y Flota de Proyectos Singulares, el suministro y transporte de 126.000 traviesas monobloque de hormigón para ancho internacional.

El tercero fue adjudicado a la UTE formada por Prefabricaciones y Contratas (Precon) y Luso Galaica de Traviesas, para suministrar y transportar 141.556 traviesas para el tramo Valladolid-Campo Grande-Palencia, en las inmediaciones de la capital palentina, por un lado, y a los tramos situados entre Santas Martas y la estación de León, por otro.

De esta forma, se distribuirán y colocarán con sus correspondientes sujeciones un total de 410.356 traviesas, 400.856 para ancho internacional y 9.500 monobloque polivalentes, es decir, aptas para ancho internacional e ibérico.