La subdelegada del Gobierno en Segovia, Pilar Sanz García, no descartó hoy la posibilidad de nuevas detenciones en el caso de la mujer desaparecida en Abades (Segovia) el pasado mes de noviembre. Aunque el caso está bajo secreto de sumario, insistió Sanz, “por el momento” hay cuatro detenciones que se saldaron con el ingreso en prisión de tres de los detenidos, dos de ellos en Segovia y otro en la localidad de Brieva.

No obstante, la subdelegada esperó que “en no muchos días se puedan tener resultados” concluyentes del caso que supervisa el Juzgado número 3 de Segovia e insistió ante las preguntas de los periodistas sobre la relación del caso con el cuerpo hallado de una mujer en la localidad colindante de Lastras del Pozo, en que también ese caso se encuentra bajo secreto de sumario.

La mujer, Rosa María de Andrés, de 47 años, residía en el municipio de la Higuera y habló con su padre por ultima vez el 5 de septiembre para anunciarle su próxima visita para el día 10 del mismo mes, una vez finalizadas las fiestas de la localidad de Abades, donde procedía. Desempleada, asistía a un curso para desempleados a la localidad segoviana de San Rafael, para lo que se servía de la vivienda de sus padres para pernoctar entre semana y acortar la distancia hasta el curso.

La formalización de la venta de su propio vehículo el mismo día de su desaparición es el único indicio que llevó a la familia a pensar que pudo ser obligada a realizar la transacción. En este sentido apuntaron que Rosa María “necesitaba su coche para todo dado la localidad en la que vive”. Según señaló la familia no se encontraron otros movimientos bancarios, su vivienda permanecía intacta y la venta del vehículo se llevó a cabo de forma legal. Divorciada, sin hijos, y “muy responsable”, la familia destacó que era algo “totalmente impropio de ella”.