El Presidente de La Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera y el Presidente de Banco Santander, Emilio Botín, han firmado el convenio marco que servirá para el desarrollo y la emisión, este mismo año, de la tarjeta sanitaria inteligente para el colectivo de profesionales de la sanidad de la Comunidad Autónoma. Los hospitales de Castilla y León se convierten, así, en los primeros en utilizar esta tecnología desarrollada por el banco y probada ya con éxito en 220 Universidades de todo el mundo.

Enmarcada en el desarrollo de las líneas de «e-salud» programadas por SACYL para el período 2009-2011, esta novedosa tarjeta inteligente para profesionales (TIP) permitirá en primer lugar acreditar electrónicamente y de manera indubitada la identidad de los trabajadores de la Gerencia Regional de Salud, lo que les autorizará el acceso a los ordenadores personales de su puesto de trabajo, el acceso a aplicaciones informáticas corporativas como el Medoracyl, el correo electrónico, intranet o incluso la historia clínica electrónica de los pacientes.

Esta TIP también permitirá el acceso a datos de carácter personal (nómina, acción social, Portal del Empleado), abriendo el paso a los sistemas de información desde ordenadores personales portátiles o desde el domicilio.

Una de las mayores virtualidades de este sistema es la posibilidad de firmar digitalmente documentos electrónicos (recetas, informes médicos, expedientes administrativos), otorgándoles una validez jurídica equivalente a la firma manuscrita.

La tarjeta profesional sanitaria servirá también para la identificación corporativa de los profesionales de SACYL (todos con el mismo documento acreditativo), así como el control de acceso a diferentes zonas de los edificios sanitarios, los pagos en máquinas expendedoras o en cafeterías.

Este sistema identificativo de última generación aportará una serie de valores estratégicos al sistema regional de salud, como son:

o Validez legal amparada por la legislación española y comunitaria.

o Sistemas de seguridad más robustos, sobre todo para nuevos servicios a través de Internet.

o Mayor agilidad y ecología en los procedimientos que actualmente usan papel.

o Obtención de una imagen corporativa clara de los profesionales de SACYL.

o Posibilidad de albergar varios certificados digitales de firma electrónica en la misma tarjeta.

o Avance importante hacia la modernización sanitaria mediante las tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

o Mecanismo válido para desarrollar nuevos servicios para los profesionales.

Antes de este despliegue será necesario culminar el equipamiento ya iniciado de lectores de tarjetas en los ordenadores (teclados) de todos los profesionales, así como terminar la adaptación de los sistemas y aplicaciones actuales de SACYL para poder usar la firma electrónica, definir los procedimientos para la gestión de tarjetas y de certificados electrónicos o poner en funcionamiento la plataforma tecnológica de certificados.