Castilla y León volvió a ser el pasado año el destino preferido en alojamientos de turismo rural en España, tras registrar a lo largo de 2009 un total de 1.504.819 pernoctaciones, lo que supone un 7,67 por ciento más que a lo largo de 2008 cuando la cifra fue de 1.397.542. Esta tendencia contrata con la media nacional que registró un aumento del 0,3 por ciento al contabilizar 7.901.745 pernoctaciones. Así lo recoge la Encuesta de Ocupación en Alojamientos Turísticos Extrahoteleros publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El volumen de pernoctaciones registradas en la autonomía supone el 19 por ciento del total de las contabilizadas en todo el país (7.901.745 millones) en este tipo de establecimientos. Además, la estancia subió dos centésimas con respecto a 2008, al pasar de 2,44 a 2,46 días de media, por debajo de la del conjunto del país, que se situó en 2,92 días.

Respecto, al número de viajeros en estos establecimientos también aumentó un 6,92 por ciento, al recibir a 611.289 turistas (de ellos, 578.233 eran españoles y 33.058 extranjeros) frente a los 571.693 de 2008, es decir, 39.596 más. En el conjunto del Estado, se contabilizaron 2.708.583 viajeros (de ellos, 2.441.521 españoles y 267.062 extranjeros) frente a los 2.623.351 del pasado año, lo que significa un crecimiento del 3,25 por ciento.

Por provincias, la Comunidad sitúa a seis entre las 15 que contaron con un mayor número de pernoctaciones. De ese modo, Ávila se sitúa con 323.006 en el segundo puesto por detrás de Girona 408.323); León queda emplazada en el octavo puesto con 201.450; y Segovia queda en el décimo lugar con 196.655. Justo después aparece Soria con 178.762, por delante de Salamanca (172.703), mientras que Burgos completa la presencia regional en el decimocuarto puesto, con 153.758.

A lo largo del pasado año, había un total de 2.848 establecimientos de turismo rural abiertos en la Comunidad (305 más que el pasado año), que ofertaban 25.840 plazas (3.237 más) y empleaban a 4.659 personas (556 trabajadores más que en 2008). El grado de ocupación por plazas fue del 15,81 por ciento; mientras que por plazas en fin de semana la cifra fue del 30,14 por ciento y por habitaciones del 17,59.

El Instituto Nacional de Estadística ha elaborado una agrupación estadística de alojamientos similares de turismo rural en base a su ubicación y capacidad, entre otros, y debido a que cada comunidad autónoma tiene una regulación diferente sobre este tipo de alojamientos. Así, según esta estadística en agosto visitaron Castilla y León un total de 329.455 viajeros y registró 928.134 pernoctaciones, en un total de 2.353 establecimientos con 15.687 plazas y 3.273 personas empleadas.

 

Pernoctaciones en campamentos y apartamentos

En cuanto a los acampamentos turísticos o camping, el número de viajeros que recibió la Comunidad en este tipo de residencias ascendió a 297.376, un 4,35 por ciento más que en el año anterior, cuando la cifra fue de 284.960 turistas. Esos visitantes depararon 815.000 pernoctaciones, un 28,96 por ciento más que en el ejercicio previo, cuando la cifra fue de 631.958. La evolución de la estancia media además ascendió de 2,68 a 2,74 días.

Además, el INE publica también la Encuesta de Ocupación referente a los Apartamentos Turísticos, un sector con escasa incidencia en Castilla y León, al existir únicamente 408 apartamentos con 1.633 plazas en toda la Comunidad. De este modo, la cifra de viajeros que eligieron este tipo de alojamiento en Castilla y León durante 2008 fue de 25.723, un 45,15 por ciento más que hace un año (cuando hubo 17.722).

Estos turistas durmieron 101.925 noches en apartamentos turísticos, un 35,34 por ciento más que en 2008, con una estancia media de 3,96 días por viajero que es muy inferior a la media española, que alcanzó en este sector los 7,72 días.