Nervios, muchas emociones y estrenos en la graduación de la Octava Promoción de Publicidad y Relaciones Públicas de la UVa en Segovia. Y no solo de trajes, vestidos, peinados y otros decoros como ya acostumbra una cita así, sino que los 184 alumnos que acaban su carrera universitaria este año han sido los encargados de estrenar este uso en el nuevo edificio del Campus María Zambrano.

Aunque sin un salón de actos, el gran ágora que se abre desde la entrada del Alto de los Leones se han engalanado para recibir y acomodar a los cientos de personas entre alumnos, familiares, profesorado e invitados a la cita, que comenzaba pasadas las 18:00 horas con las palabras de bienvenida del vicerrector José Vicente Álvarez Bravo. Ante los padrinos de promoción, los profesores Pablo Pérez y Eva Álvarez elegidos por los propios alumnos este año, el decano de la Facultad de Ciencias Sociales, Jurídicas y de la Comunicación, Agustín García Matilla, destacó el “orgullo de pertenencia” a una universidad y a una ciudad que ya cuenta “con medio Campus”, como señaló para hacer referencia a la paralización del proyecto de la segunda fase del mismo.

Dirigiéndose a los propios alumnos, aplaudió a “una promoción brillante en su conjunto, divergente y activa”, que a su parecer representa los valores de la juventud española, “decidida a demostrar que ante los recortes impuestos a la universidad, no vamos a renunciar a derrochar en creatividad, en ilusión, y en el desarrollo de ideas y proyectos”.

Especial fueron las palabras hacia voluntarios, becarios, estudiantes en prácticas o recién titulados de la universidad como “alma y motor” de iniciativas en la ciudad y que actúan como espejo del trabajo que llevan a cabo los alumnos y que cada vez tiene más proyección en el exterior. “De alguna manera nuestros propios estudiantes son los mejores difusores de esa publicidad boca a boca que extiende el mensaje de que en este Campus se trabaja de una manera diferente”, señaló García Matilla.

Un año más el estruendo de los aplausos y el frenesí de flashes fotográficos se lo llevó el momento de imposición de bandas y entrega de los diplomas. De cuatro en cuatro, los estudiantes pasaron por delante de la mesa presidencial para recoger aquello que tanto han esperado durante estos cinco años y que ahora parecen no querer abandonarlo. Una vez finalizado el reparto, las alumnas Celia de Castro Jodar y Grace Rivero Galván fueron las encargadas de ofrecer unas emocionadas palabras a los asistentes que precedieron a la proyección de la tradicional video orla.

Una vez entregado el obsequio conmemorativo que la facultad ofrece a los estudiantes, un USB de 4 gigas con el logotipo corporativo del Campus, la Coral Ágora fue la encargada de interpretar el Gaudeamus Igitur que cerró el acto en torno a las 21:00 horas.