La Consejería de Interior ha puesto en marcha una campaña informativa dirigida a los hosteleros sobre la ilegalidad que supone la celebración de partidas de póquer en sus establecimientos. El secretario general de dicha Consejería, Luis Miguel Gómez, ha confirmado, tal como publica ‘Diario de Burgos’, que la iniciativa ha surgido a instancias de los tres casinos de Castilla y León, que quieren defender sus intereses ante el incipiente auge de celebración de torneos y partidas de póquer en bares y discotecas.

La Ley de Juegos y Apuestas de Castilla y León establece que el póquer es un juego exclusivo de casinos, “pese que se ha generalizado entre la juventud y en muchos loccales de la Comunidad como un juego familiar o tradicional, consideración que legalmente no tiene”, explicó González.

“Como preferimos actuar con prevención, hemos remitido un escrito a todas las asociaciones de hosteleros de nuestra Comunidad para que ellas mismas difundan entre sus asociados el hecho de que el póquer es un juego exclusivo de casinos y no puede desarrollarse en otro tipo de establecimientos públicos”, indicó.

Pasados “tres o cuatro meses”, se procederá a las correspondientes inspecciones para vigilar su cumplimiento. En caso de infringir la ley, pueden ser sancionados tanto el establecimiento organizador como el jugador. En el primer caso, las multas llegarán hasta los 30.000 euros en los casos graves y hasta los 60.000 si tienen consideración de muy graves. La multa media para los establecimientos de hostelería alcanza los 12.000 euros. Los jugadores, por su parte, pueden ser sancionados con hasta 60.000 euros, aunque la multa media es de 300 euros.