La hipermencionada crisis. La dificultad de acceder a un crédito. La cautela a la hora de plantearse pasar del alquiler a la propiedad. El recuerdo del boom de la construcción. Miles de razones, miles de causas, han provocado que Castilla y León sea la sexta comunidad autónoma con más stock de vivienda nueva, según el informe presentado por la ministra de Vivienda, Beatriz Corredor. En total, la Comunidad acumula 44.963 viviendas terminadas y listas para venderse, lo que supone el 6,5 por ciento de toda España (688.044).

En conjunto, el stock de viviendas nuevas sin vender creció en 2009 un 12,1 por ciento respecto al año anterior, lejos del 48,3 por ciento al que se llegó un año antes o del 89,8 por ciento de 2005. “Se trata de la menor subida de los últimos años, en los que los incrementos habían superado el 40 por ciento”, destacó Corredor, lo que demuestra, a su juicio, que se ha llegado al “nivel máximo y a partir de ahora se irá reduciendo”. En el caso de Castilla y León, el stock creció en 2009 un 12,4 por ciento respecto al año anterior, por encima de la media española. Esto supone el 2,6 por ciento sobre el parque total y 1.754 viviendas nuevas sin vender por cada 100.000 habitantes.

Según los datos del Ministerio, Castilla y León es la sexta comunidad con más viviendas sin vender por detrás de Valencia (119.798), Andalucía (114.147), Cataluña (107.240), Castilla-La Mancha (54.718) y Madrid (53.009). Los datos demuestran que son las comunidades del litoral las que conservan un mayor stock de viviendas nuevas aunque también destacan las provincias limítrofes con Madrid, como es el caso de Ávila, Toledo, Cuenca y Guadalajara.

Así se explica que el stock de de viviendas nuevas se incrementara en la provincia abulense un 19,9 por ciento, lo que se traduce en 4.157 pisos sin vender. Sin embargo, es la provincia de León fue la que experimentó un mayor crecimiento, el 33,1 por ciento, con 9.259 viviendas nuevas terminadas en venta. Por el contrario, se registró un descenso importante en Zamora (-12,3 por ciento) y menor en Salamanca (-1,4 por ciento). En el resto de provincias se experimentaron diferentes subidas: Soria (27,2), Valladolid (19,7), Palencia (7,8), Burgos (6,0) y Segovia (4,0).

Después de León, el mayor stock se concentra en Valladolid (8.974), provincia a la que siguen Salamanca (6.028), Burgos (5.581), Ávila (4.157), Zamora (3.549), Palencia (2.930), Segovia (2.330) y, por último, Soria (2.155).

Aunque la ministra subrayó que el stock “ha llegado a su nivel máximo” no se atrevió a vaticinar una fecha en la que se pueda llegar a equipararse la demanda de los ciudadanos con la oferta de los promotores. “Su desigual distribución geográfica hará que el ritmo de absorción no sea el mismo en todo el país”, explicó Corredor. Además, la responsable del sector se reafirmó en la necesidad de suprimir las desgravaciones fiscales por adquisición de vivienda, una decisión “prudente y acertada”. En opinión del Gobierno, fueron precisamente esas ventajas fiscales las que propiciaron la subida de los precios.

Corredor destacó que a este cambio de tendencia han contribuido las medidas adoptadas por el Gobierno, como las facilidades dispuestas en el Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación para facilitar que parte del excedente pase al mercado protegido, lo que ha permitido que el 20 por ciento de las viviendas calificadas en 2009 y primer trimestre de 2010 proceda del stock, o el impulso al alquiler a través de la Línea ICO Vivienda y las desgravaciones al alquiler con opción a compra. La ministra resaltó que la Sociedad Pública de Alquiler ha firmado convenios con 220 promotores privados, que han sacado al mercado 30.000 viviendas en toda España.