Ríos y ríos de leche han cubierto hoy el suelo de Zamarramala, derramados por los ganaderos de la zona como forma de protesta contra los bajos precios que se ven obligados a aceptar por la venta de este alimento por la ausencia de contratos que garantice la rentabilidad de la producción.

En Segovia, una de las cuatro provincias donde se llevó a cabo la protesta, participaron representantes de varias organizaciones agrarias y ganaderas. En una parcela agrícola de la localidad de Zamarramala derramaron 30.000 litros que debían ir a empresas lácteas. Cuatro tractores con grandes cisternas esparcieron la leche ante la mirada del resto de ganaderos y de efectivos policiales.

Además, interrumpieron parcialmente el tráfico de la carretera autonómica CL-605 (Segovia-Arévalo) por donde caminaron durante 500 metros con una pancarta con la frase ‘Esta crisis nos está arruinando, menos burocracia y más soluciones’.

Los ganaderos se quejan de que la actual situación está llevando a los ganaderos a sufrir pérdidas económicas y que se está prolongando durante “demasiados meses”. Según dijeron, los bajos precios “están colocando a las explotaciones de nuestra provincia al borde del precipicio, en situación de ruina total”.

Enrique Jiménez, presidente de Feplac Segovia, explicó: “La leche la estamos tirando todos los días porque nos pagan por debajo del precio de coste y perdemos dinero. Por eso hemos decidido hoy dejar de suministrar a las industrias”. Actualmente, se paga al ganadero 0,276 euros por litro, diez céntimos por debajo del precio de coste.

Además pidió a la Administración que vele por la viabilidad de los contratos entre ganaderos y empresas porque los actuales son, según dijo, con condiciones impuestas por las industrias. “Y si no lo aceptamos no nos recogen la leche”, añadió.

En la misma línea se pronunció el representante de ganadería de UCCL, Rafael de Frutos, quien recordó que en el último año han desaparecido 25 explotaciones, de modo que se ha pasado de 127 que había en 2009 a las 102 actuales. “No cierran más porque no hay quien se las compre”, añadió. La desaparición ha sido más acusada teniendo en cuenta los últimos años, en que han desaparecido más de 120.000 ganaderos en toda España. Además, denunció que las grandes superficies están utilizando la leche barata como reclamo, a pesar de las pérdidas económicas que suponen.

Las organizaciones y cooperativas promotoras de las movilizaciones han remitido sendas cartas a la ministra de Medio Ambiente y a la consejera de Agricultura “denunciando por enésima vez esta situación, y exigiendo de una vez por todas soluciones reales a esta crisis”. Recordaron también que España es deficitaria en este sector, con una producción de seis millones de toneladas y un consumo de nueve millones de toneladas.