ADRIÁN VAQUERO GARCÍA

 

Mucha gente se levanta bastantes días de su vida pensando en qué feliz es , que ayer se levantó con el pie izquierdo o que buen día pasó anteayer. Pero muy poca es la gente, en esta sociedad tan egocentrista, que se levanta y mira más allá de que ayer tuviera un mal día ; y piensa, en vez de en eso, en cómo lo tuvo que pasar alguna persona de países de Asia, África e incluso América del Sur ; que anduvo kilómetros para llenar un pobre cántaro de agua y volver caminando con el lleno, mientras piensa que tendrá que volver a hacerlo al día siguiente, y al siguiente, …Gente que tiene que alimentarse a veces durante días con pedazos de comida, que tiene que ver morir a sus hermanos, vecinos, hijos, … ante la impotencia de no poder llevarles al hospital mas cercano, si le hay, que es posible que esté a kilómetros de distancia o porque no tiene comida para alimentarles.

Esto, a lo que la gente de los países ricos estamos acostumbrados y que es un derecho natural de las personas, se echa en falta en muchos lugares del mundo .Esta situación se agrava todavía más en situaciones de poscatástrofe, cuando pones la televisión y ves a un grupo de hombres y mujeres -casi siempre detrás- peleándose por la poca comida que nosotros les mandamos, aunque menos es nada.

Mientras tanto nosotros nos quejamos de que hay crisis, de que ha bajado el valor de la bolsa europea, de que no sabe a quién votar, cuando hay gente que ni tiene dinero para que pueda tener crisis económica, ni bolsa en la que pueda invertir, ni derecho a elegir a sus líderes que en muchos casos son dictadores que acaban con el derecho a vivir de los que piensan diferente a ellos.

En definitiva, quiero hacernos ver que hay gente en peor situación que nosotros e intento que, por lo menos uno de cada tres personas que lean esto, mañana al levantarse no piense en sí mismo, sino en todos los demás que lo pasan peor que él/ella –que no quita tiempo y menos es nada.