La Agencia Estatal de Meteorología aseguró que el mes de mayo fue “muy cálido”, excepto en la provincia de Ávila que fue “extraordinariamente cálido” en Castilla y León. Así, las temperaturas máximas fueron muy superiores a lo normal, excepto en Ávila y Zamora, donde se dieron valores extraordinarios.

Las mínimas también fueron durante este mes pasado muy superiores a la media, excepto en las provincias de León, Salamanca y Zamora, donde fueron superiores a lo habitual, según informa la AEMT en un comunicado.

Y es que el mes de mayo estuvo caracterizado por grandes oscilaciones térmicas sobre todo en las temperaturas máximas, con valores medios entre 13 y 32 grados, a pesar de que el mes comenzó fresco con temperaturas que rondaron los siete grados con ascensos graduales hasta el día 12. A partir de ahí hasta el día 20 las temperaturas volvieron a descender, aunque con grandes oscilaciones, volviéndose alcanzar el día 20 valores similares a los del día 1.

Hasta el día 25 las temperaturas subieron gradualmente con valores de temperatura media de 20 grados y máximas de 29, mientras que el día 26 se produjo un descenso medio de temperatura entre cinco y seis grados, para desde ese momento y hasta final de mes registrarse valores de 31 grados.

En cuanto a las precipitaciones, aunque el mes estuvo caracterizado por la inestabilidad, en general las precipitaciones han sido poco importantes hasta el punto de que mayo se puede calificar entre seco y muy seco. En concreto, fue muy seco en Ávila, Burgos, Salamanca Segovia y Valladolid, seco en León, Ponferrada y Zamora y normal en Soria.