La presencia de la Policía Nacional y la Guardia Civil durante la jornada de la huelga general, el próximo jueves 29 de marzo, será “más acentuada de lo habitual” en los centros del transporte, de enseñanza, sanitarios, asistenciales y de distribución de productos de primera necesidad, así como en los polígonos industriales y en las sedes de los medios de comunicación social. El delegado del Gobierno en Castilla y León, Ramiro Ruiz Medrano, explicó que el objetivo es que se pueda compatibilizar el ejercicio de los derechos constitucionales a la huelga y a la asistencia al puesto de trabajo, así como garantizar a los ciudadanos sus servicios esenciales.

Asimismo, concretó que para la jornada de huelga, se han establecido unos servicios mínimos que afectan al 11,3 por ciento de los empleados públicos de las dependencias que engloba la Delegación del Gobierno en Castilla y León.

El delegado aclaró que el dispositivo de seguridad será similar al puesto en marcha al paro general de hace dos años. Ruiz Medrano presidió una reunión de la Comisión Territorial de Asistencia al Delegado del Gobierno, en la que se establecieron las pautas de actuación y coordinación de los servicios de la Administración General del Estado durante el 29 de marzo. En la reunión, además de los subdelegados del Gobierno en las nueve provincias de la Comunidad, que la integran, han participado los responsables máximos de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado -Guardia Civil y Cuerpo Nacional de Policía- y de Protección Civil.