El 63,7 por ciento de las viviendas de Castilla y León dispone en estos momentos de acceso a internet, frente al 39 por ciento que lo tenían en 2007, lo que supone un incremento de 24,7 puntos porcentuales en cinco años. Pese a esta subida, la Comunidad sigue por debajo de la media española, del 67,9 por ciento, que subió 23,3 puntos en ese periodo, según los datos recogidos en la Encuesta sobre Equipamiento y Uso de las Tecnologías de Información y Comunicación en los Hogares en 2012, difundida por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Este informe refleja un aumento constante del acceso de los castellanos y leoneses a las nuevas tecnologías. Así, los hogares con ordenador han pasado del 57,6 por ciento en 2007 al 70,2 por ciento en 2012 (60,4 y 73,9 por ciento en España) y con ADSL, del 32,5 al 62,4 por ciento (39,2 y 66,7 por ciento en España)

Al mismo tiempo, se han reducido ligeramente las viviendas con teléfono fijo, que han pasado del 83,1 por ciento en la Comunidad hace cinco años al 81,1 por ciento en la actualidad, en niveles similares a los nacionales, con una bajada del 81,2 al 79,7 por ciento, mientras que han aumentado los hogares con teléfono móvil. En el caso de la autonomía, esta subida ha sido del 10,64 por ciento, hasta llegar al 95,6 por ciento y en España del 5,5 por ciento hasta el 95,9 por ciento.

Por lo que respecta al número de usuarios de estos dispositivos, el 62,3 por ciento de los encuestados en Castilla y León aseguró ser usuario frecuente de la red (al menos una vez por semana), casi tres puntos porcentuales por debajo de la media nacional, del 65 por ciento. Con este dato, la autonomía se sitúa en una posición intermedia dentro de las comunidades autónomas en el noveno puesto, en un ranking que encabezan Madrid, el País Vasco y Cataluña, que son las únicas que superan el 70 por ciento. Por el contrario, a la cola se encuentran Extremadura, Galicia y el Principado de Asturias, las tres por debajo del 58 por ciento.

Por otra parte, el 67,3 por ciento de los castellanos y leoneses declararon haber usado internet en los últimos tres meses frente al 69,8 por ciento de los españoles y al 50,6 por ciento de hace cinco años. Además, el 69,6 por ciento había utilizado el ordenador en los últimos tres meses (72,2 por ciento a nivel nacional y 57 por ciento en la región en 2007) y el 19,7 por ciento había comprado a través de internet en ese mismo periodo (22,3 por ciento en España y 10,3 por ciento en la la Comunidad en 2007).

En cuanto al equipamiento de productos TIC en las viviendas de la Comunidad, el 99,3 por ciento tiene televisión, el 95,6 por ciento teléfono móvil, el 87,2 por ciento radio y el 81,1 por ciento teléfono fijo. Además, el 74 por ciento cuenta con DVD, el 62,4 por ciento con una cadena musical o equipo de alta fidelidad, el 50,4 por ciento con vídeo, el 48,9 por ciento con ordenador portátil (incluidos ‘netbooks’ y ‘tablets’), el 46,5 por ciento con MP3 o MP4, el 46,2 por ciento con ordenador de sobremesa, el 5,7 por ciento con otro tipo de ordenador (agenda electrónica o similar, PDA, etc.) y el 4,7 por ciento con fax.

 

Jóvenes

Otra de las cuestiones que analiza la Encuesta sobre Equipamiento y Uso de las Tecnologías de Información y Comunicación en los Hogares es la utilización de las nuevas tecnologías por los más jóvenes. El 94 por ciento de los menores de la región de entre 10 y 15 años ha usado un ordenador en los últimos tres meses, dos puntos menos que en el conjunto del país, mientras que el 91,3 por ciento ha navegado por internet frente al 91,2 por ciento en España.

El primer porcentaje está ligeramente por debajo del registrado en 2007, cuando el 94,4 por ciento de los adolescentes de Castilla y León usaba ordenador, pero el segundo ha tenido un notable incremento de doce puntos porcentuales desde el 79,2 por ciento de hace cinco años.

Por último, el 69,9 por ciento de los menores de entre diez y 15 años de la Comunidad dispone de teléfono móvil, cuanto puntos por encima del registro nacional, del 65,8 por ciento, y una cifra también superior a la de 2007, cuando era del 64,3 por ciento.