El alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, pidió hoy explicaciones y responsabilidades políticas por los más de cuatro millones de euros en pagos indebidos de la sociedad Segovia 21 a la empresa que se encargó de gestionarla entre 2002 y 2012, Fomento Territorial. “Alguien deberá explicar quién realizó los pagos, quién se llevó el dinero y dónde está”, advirtió el primer edil, que apuntó directamente al presidente de la Diputación, Francisco Vázquez, y el portavoz del Grupo Municipal Popular, Jesús Postigo.

El actual administrador de Segovia 21, tras la rescisión del contrato con Fomento Territorial en noviembre de 2012, es el abogado Javier de la Orden en representación de Verae. Y en declaraciones a Ical, subrayó que tiene “instrucciones” del presidente de la Diputación y el resto de accionistas de la sociedad para «ir a por todas», pero matizó que «lo primero es intentar recuperar un dinero que es de todos los segovianos». Por ello, indicó que «en este caso hay que ir paso a paso» y advirtió que «ni el alcalde ni ningún político van a dar lecciones a Verae sobre cómo debe hacerse».

El cruce de declaraciones de hoy tiene su origen en la sentencia notificada el pasado 15 de enero por la que el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Segovia condenaba a Fomento Territorial a devolver 4.187.000 euros a esta sociedad “por pagos indebidos e indemnizaciones” realizados entre 2006 y 2012.

El proceso se inició a finales de 2012, curiosamente, a raíz de una demanda planteada por Fomento Territorial, que reclamaba a Segovia 21 unos 280.000 euros en facturas pendientes. Aquella demanda motivó una revisión de toda la relación mercantil y profesional entre ambas firmas por parte de quien en septiembre de 2012 pasó a ser el administrador único (en nombre de Verae) de esta sociedad participada mayoritariamente por la Diputación de Segovia, aparte de Bankia (tomó el relevo de Caja Segovia) o la Cámara de Comercio.

De esa revisión, el nuevo equipo gestor de Segovia 21 reconvino la demanda y reclamó a Fomento Territorial la devolución de 5,3 millones más IVA e intereses por el concepto de “cantidad indebidamente percibida”; y daños y perjuicios “por incumplimiento del contrato de presentación de servicios”. Y el juez, en su sentencia de enero, estimó parcialmente la reconvención al condenar a Fomento Territorial a devolver 4.187.782,081 euros más IVA, una cantidad que ya incluye la resta de las facturas impagadas que reclamaba a Segovia 21.

 

«¿Dónde está el dinero?»

En este contexto, el alcalde señaló que esperaba que en las seis semanas que han transcurrido desde la notificación de la sentencia «alguien entonara un mea culpa», y criticó que no se descubrieran los pagos indebidos por iniciativa de Segovia 21, sino a raíz de una denuncia contra esta sociedad. «Es entonces cuando se descubre que durante seis años se han estado realizando ingresos indebidos de nuestro dinero a una empresa privada, Fomento Territorial, un dinero que no sé si estará ya en Suiza, dada la situación en la que estamos», relató.

«¿Dónde estaba Jesús Postigo entre 2006 y 2012, dónde estaba Francisco Vázquez, estos dos personajes, concejales y responsables de Segovia 21», prosiguió Arahuetes. “Nos tendrán que explicar algún día dónde estaban y por qué se pagaron esos 5.323.000 euros (dijo en referencia a la cantidad reclamada, ya que la reconocida por el juez son los citados 4.187.000), y por qué lo dijeron única y exclusivamente cuando Fomento Territorial lleva a Segovia 21 a los tribunales”.

«¿Quién realizó los pagos?, ¿quién se llevó el dinero?, ¿qué personas estaban detrás de esa empresa que se llevó el dinero? Y nos quedamos tan a gusto cuando el abogado (Javier de la Orden) dice que Fomento Territorial se declarará insolvente. Y Segovia tranquila, casi 5,5 millones de euros desaparecidos de una empresa pública y nadie dice nada», sentenció Arahuetes.