Agentes del Cuerpo Nacional de Policía detuvieron a dos personas acusadas de obligar a prostituirse a una mujer en un club de Segovia. Según la investigación, la víctima, de nacionalidad rumana, habría sido captada en su país y estaba retenida contra su voluntad.

La Comisaría Provincial de Segovia, en colaboración con funcionarios del Grupo VIII de la Brigada Central contra la Trata de Seres Humanos, desarrolló la operación que derivó en la detención de D.M.P., de 35 años de edad y nacionalidad polaca, y R.A.R.C., de 53 años y nacionalidad cubana. A ambos se les acusa de su “presunta participación en delitos relativos a la prostitución y agresión sexual”, precisaron fuentes de la Subdelegación del Gobierno.

La investigación comenzó el día 13 de febrero, a raíz de una comunicación de la Agregaduría del Interior de la Embajada de Rumanía en España en el que informaban del “secuestro” de una mujer de nacionalidad rumana en un club de Segovia. Al parecer, el padre de la víctima, quien se encontraba en Rumanía, recibió llamada de su hija en la que le solicitaba auxilio, puesto que estaba retenida contra su voluntad.

Esta información activó los canales de cooperación policial internacional, y por parte funcionarios de Brigada Central contra la Trata de Seres Humanos, en unión del Grupo Operativo de Extranjeros de la Brigada Provincial de Extranjería de Segovia, y se iniciaron las investigaciones que tuvieron como resultado tanto la localización de la víctima y el club, denominado ‘K80’ y situado en la carretera Nacional VI, dentro del término municipal de Ituero y Lama (Segovia).

Una vez en comisaría, la víctima manifestó haber sido captada en su país por ciudadanos de su misma nacionalidad, para el ejercicio de la prostitución en España. Puestos lo hechos en conocimiento del Juzgado de Instrucción número 1 de Santa María La Real de Nieva, y tras la obtención del oportuno mandamiento de entrada y registro en el club, se incautaron otros efectos de dos balanzas de precisión para el pesaje y ‘corte’ de sustancia estupefaciente; un arma blanca con la empuñadura de madera, doble filo y 25 centímetros de hoja y un espray de defensa.