El envejecimiento de la población de Castilla y León supone un sobrecoste de 400 millones en sanidad para las arcas autonómicas, según explicó hoy la consejera de Hacienda, Pilar del Olmo. Precisó que si la Comunidad tuviera la pirámide poblacional de la media española el gasto en política sanitaria, que ronda los 3.300 millones en la autonomía, sería un 12 por ciento inferior. Por ello, criticó un reparto per cápita de la financiación autonómica, ya que consideró es “simple” y “sencillo”, pero “injusto” e “insolidario”.

En ese sentido, Del Olmo, que participó hoy en la IV Jornada sobre Financiación Autonómica de El Norte de Castilla, hizo hincapié en la necesidad de que la población no sea la única variable que determine el reparto de los fondos entre las comunidades, que recordó es la distribución de los impuestos que pagan todos los españoles. La consejera señaló que la sociedad debe concienciarse de que en la reforma del modelo, aprobado por el anterior ejecutivo socialista, Castilla y León se “juega algo muy importante”.

“Si no hay mal se pueden prestar servicios con calidad”, afirmó Pilar del Olmo minutos antes de participar en la jornada de debate, que cierra un ciclo iniciado en Segovia y que ha visitado también Palencia y Salamanca. La consejera de Hacienda rechazó que el reparto se fije sobre el peso de la población ya que esta variable no recoge en su opinión el coste real de los servicios para la Comunidad. Por ello, reclamó la reforma del actual modelo, algo que el Gobierno ha fijado para 2014.

Asimismo, la titular de Hacienda explicó que su departamento y los grupos de las Cortes trabajan para calcular el coste de los servicios en Castilla y León. Del Olmo indicó que la Comunidad tiene un territorio muy extenso de 94.000 kilómetros cuadrados, superior a 17 estados miembros de la Unión Europea, y 2.248 municipios, lo que indica que su población está “muy dispersa”. Además, señaló que está envejecida y recordó que casi el diez por ciento de los mayores de 85 años residen en la autonomía, a pesar de que su población representa el 5,8 por ciento de la total del país.

Todo ello, señaló la consejera de Hacienda, tiene impacto en la prestación de servicios sanitarios y sociales. Como ejemplo, citó el sobrecoste de 400 millones en gasto sanitario por el envejecimiento de la población, que apuntó también eleva la factura de la dependencia. Además, señaló que el coste de la educación para un alumno del medio rural es el doble que en una ciudad, a lo que se suma el transporte escolar o el comedor.

De la misma forma, Del Olmo recordó que el 17 por ciento de la red carreteras de España se encuentran en la Comunidad, lo que exige un volumen importante de recursos para mantenerlas en buen estado y garantizar la circulación, por ejemplo, en invierno. También, la consejera sostuvo que Castilla y León alberga el 18 por ciento de todos los espacios de interés natural. La responsable de las finanzas de la Comunidad señaló que de este patrimonio, como del cultural, se benefician todos los españoles, aunque su conservación corra a cargo de los castellanos y leoneses.

 

Debate no superado

La consejera de Hacienda consideró que el debate sobre el modelo de financiación autonómica no está “superado” ya que las variables que compensan la dispersión poblacional o el envejecimiento solo suponen el 2,4 por ciento de los recursos que se distribuyen. Pilar del Olmo sostuvo que este porcentaje es insuficiente para que la Comunidad reciba los fondos que necesita para prestar los servicios públicos esenciales por lo que aseguró seguirán luchando para que su peso en el nuevo modelo sea “mayor”.

La cuarta jornada sobre financiación autonómica reunió a un gran número de autoridades en el salón de actos del Museo Patio Herreriano de Valladolid. Entre los asistentes se encontraban también la consejera de Familia, Milagros Marcos, así como los portavoces de los grupos de las Cortes, el ‘popular’ Carlos Fernández Carriedo; el socialista José Francisco Martín y José María González (Mixto). Tampoco se perdió la cita la alcaldesa de Zamora y dirigente del PP de Castilla y León, Rosa Valdeón.