El número de pernoctaciones en los establecimientos hoteleros de Castilla y León aumentaron un 1,61 por ciento en el mes de febrero, hasta situarse en las 411.843 frente a las 406.469 de hace un año. En el conjunto del país, se registró un crecimiento del 5,17 por ciento ya que alcanzaron las 13.175.709, mientras en 2009 solo llegaron a las 12.527.991, las referidas a residentes experimentaron un crecimiento del 3,8 por ciento, mientras que la de no residentes lo hicieron un 4,8 por ciento.

En ese sentido, según recoge la encuesta de Coyuntura Turística Hotelera difundida por el Instituto Nacional de Estadística (INE), las pernoctaciones aumentaron en todas las provincias de Castilla y León salvo en Segovia, Soria y Valladolid, donde cayeron un 1,88, un 21,06 y un 1,75 por ciento, respectivamente. En Ávila, crecieron un 7,23 por ciento; en Burgos un 2,48 por ciento; en León un 6,70 por ciento; en Palencia un 6,55 por ciento; en Salamanca un 0,66 por ciento y en Zamora un 13,94 por ciento.

Respecto al número de viajeros, en Castilla y León creció un 0,28 por ciento hasta los 237.552 frente a los 238.215 recibidos el pasado ejercicio. En España, llegaron 4.640.082 viajeros, lo que significa que crecieron ya que en 2009 se registraron 4.447.323. En cuatro provincias, Burgos, Segovia, Soria y Valladolid, se redujo su número, mientras en el resto creció.

Asimismo en Castilla y León el número de establecimientos abiertos según la encuesta se situó en los 1.355 y el de plazas estimadas en 57.909, lo que supone un 0,36 y un 1,36 por ciento más. El grado de ocupación en Segovia alcanza el 22,3% en sus 138 establecimientos hoteleros. A nivel regional, este dato se situó en el 25,31 por ciento, frente al 41,13 por ciento del conjunto del país, aunque cayó respecto al mes de febrero de 2009 cuando alcanzó el 25,34 por ciento. Además, la ocupación por plazas de fines de semana se situó en el 33,42 por ciento y por habitación en el 29,32 por ciento. El personal ocupado alcanzó los 7.136 trabajadores, frente a los 7.355 de hace un año.

Finalmente, el índice de precios de hoteleros se redujo en la Comunidad un 3,7 por ciento respecto a hace un año, si bien la caída nacional fue superior ya que alcanzó el 4,8 por ciento. Además, los indicadores de rentabilidad del sector hotelero, la facturación por habitación ocupada alcanzó un valor medio de 54,9 euros, frente a los 68,5 euros del conjunto de las autonomías, aunque su precio cayó un 3,5 por ciento. El valor del ingreso por habitación se situó en los 15,9 por ciento, casi la mitad que en el resto del país donde supera los 32 euros. En la autonomía, este indicador cayó un 5,7 por ciento.