Los usuarios de los programas de conciliación de la vida personal y laboral Madrugadores y Tardes en el Cole podrán pagar por el uso ocasional del servicio, una de las principales reivindicaciones de los padres que, hasta ahora, tenían que abonar todo el mes independientemente de los días o las horas que lo utilizasen. Por lo tanto, la Consejería establecerá un precio mensual con carácter general y un precio diario para quienes lo utilicen de manera ocasional, según recoge el Proyecto de Decreto por el que se regulan estos dos programas de conciliación de la vida familiar y laboral, al que ha tenido acceso Ical.

Durante este curso, el primero en el que se fijó un precio para un servicio que hasta el momento era gratuito, los padres abonan 25 euros al mes por hijo, si bien el proyecto de decreto no especifica si el precio será el mismo para el curso que viene y tampoco establece cuál será el precio a pagar por los padres por días sueltos.

Lo que sí recoge el proyecto son las bonificaciones o exenciones, por ejemplo, para las familias numerosas que abonarán el 50 por ciento las de categoría general y del 100 por 100 para aquellas de categoría especial. Además, las familias que no tengan la condición de familia numerosa pagará el 50 por ciento sobre el precio del segundo hijo que asista al programa, mientras que las monoparentales con dos hijos tendrán una bonificación del 100 por 100 sobre el precio por el segundo hijo que asista al programa. 

No obstante, solo será beneficiarios de esas bonificaciones las familias de tres miembros cuya renta de la unidad familiar no supere los 22.449 euros; de cuatro miembros, los 26.489,82 euros; de cinco miembros, 30.081,66; de seis, 33.224,52; y de siete miembros, 35.918,40 euros.

 

Lo cierto es que, tras la implantación del pago del servicio en este curso (tanto Madrugadores como Tardes en el Cole) la pérdida de alumnos ha sido muy significativa, hasta alcanzar los 5.280 escolares menos, en lo que se refiere a Madrugadores y los 597 en Tardes en el Cole. De este modo, el número de estudiantes que utilizaron el servicio de Madrugadores durante el primer trimestre del presente curso 2012-2013 cayó un 45,6 por ciento, al pasar de los 11.567 inscritos en el curso 2011-2012 a los 6.287 del actual.

Mientras, la reducción en el de Tardes en el Cole, si bien es cierto que es menos utilizado que el de Madrugadores, también vio reducida su asistencia de 772 escolares a 175, un 77,3 por ciento, según las últimas cifras aportadas por la Consejería de Educación. Del mismo modo, también cayó el número de centros que lo ofertan este curso, lógico tras el descenso en usuarios, si bien el descenso fue de 321 colegios en la Comunidad a 303, en el primero de los casos y de 36 a 25, en el segundo.

Por provincias, en lo que se refiere al programa Madrugadores cayó en todas. Así, lo hizo en un 57,5 por ciento en Ávila (483 alumnos menos); en Burgos, un 39,7 por ciento (629 menos), en León, un 46,4 por ciento (816); en Palencia, un 47,1 por ciento (254); en Salamanca, un 49,3 por ciento (590); en Segovia, un 46,7 (516); en Soria, un 55,1 por ciento (414); en Valladolid, un 38,4 por ciento (1.256); un 61 por ciento en Zamora (319 usuarios menos).

Asimismo, en el programa de Tardes en el Cole, todas las provincias se vieron afectadas por el descenso de alumnos. Así, Ávila perdió 54 usuarios del programa (65,1 por ciento); Burgos vio mermado la asistencia en cuatro alumnos (85,4 por ciento); en León, 38 menos (70,4 por ciento); en Palencia no se desarrolla el programa; en Salamanca, 39 menos (97,5 por ciento); en Segovia, 59 menos (80,8 por ciento); en Soria, 57 (60,6 por ciento); en Valladolid, 110 menos (77,5 por ciento); y en Zamora 59 menos (79,7 por ciento).

 

Mínimo diez alumnos

Finalmente, el proyecto de decreto establece que para la implantación y mantenimiento de los programas Madrugadores y Tardes en el Cole requerirá que el número mínimo de solicitudes y asistencia continuada sea de diez alumnos.

Madrugadores se implanta en el periodo anterior al inicio de las actividades docentes sin que su duración pueda ser superior a 90 minutos y no puede comenzar antes de las 7.30 horas, mientras que el de Tardes en el Cole durante los mes de de junio a septiembre el programa podrá tener una duración máxima de 120 minutos desde la finalización de las actividades docentes sin que la hora de finalización pueda exceder de las 15.15 horas y de octubre a mayo el programa podrá tener una duración máxima de 75 minutos desde el término de la actividad docente en los centros con jornada continua.

Ambos programas tendrán que contar con un monitor si el número de participantes es de hasta 18, mientras que a partir de 19 a 50 será de dos, a los que se sumará otro adicional por cada 25 alumnos más.