Durante la tarde de este domingo, 500.000 ciudadanos, madrileños y muchos segovianos, han llenado la plaza de Cibeles y su aledaños formando un gigante mosaico humano con los colores de la candidatura olímpica de Madrid 2016. Así se ha iniciado la fiesta de La Corazonada, el último empujón que los ciudadanos dan a su sueño olímpico cuando sólo faltan cinco días para que el CIO elija en Copenhagen la ciudad que finalmente será sede de los Juegos en ese año.

Novecientos voluntarios reparten cartulinas con los colores del logo de Madrid 2016 para que los madrileños elaboren el mosaico humano que ha sido fotografiado a las 19,30 horas desde un helicóptero para demostrar al mundo que la candidatura de Madrid cuanta con un aval que, sin duda, es uno de sus puntos más fuertes: el apoyo popular unanime.