Un gesto tan sencillo como llevar las luces de cruce del vehículo encendidas, durante todo el día, reduciría según diversos estudios de la UE un 10% los fallecidos a causa de accidentes múltiples diurnos en invierno (aquellos en los que hay implicación de más de un vehículo, incluyendo los que se producen entre vehículo y peatón)

Por este motivo y debido al cambio horario que se lleva a cabo en nuestro país en la madrugada del domingo y la pérdida de horas de luz que este cambio lleva aparejado, la Dirección General de Tráfico aconseja a todos los conductores que no dispongan de un vehículo que tenga incorporado de serie las Luces de Conducción Diurna, llevar encendida la luz de cruce del vehículo durante el día cuando circulen por carretera.

El objetivo de esta medida se seguridad vial no es la de alumbrar la vía por la que se circula, sino hacerse más visible para el resto de usuarios, tanto conductores de otros vehículos, como peatones o ciclistas, ya que muchos de los accidentes de tráfico que se producen cada día son debidos a que los conductores no detectan la presencia de otro vehículo o usuario en la vía.

El año pasado en España, el 70% de los accidentes con víctimas en vías interurbanas ocurrieron durante de día, elevándose el porcentaje hasta el 73% en el caso de las vías urbanas. Además, dos de cada tres fallecidos en accidente de tráfico lo fue por un accidente ocurrido durante el día.