Los concejales del grupo municipal del Partido Popular han mantenido una reunión con la Asociación de Vecinos del Recinto Amurallado (AVRAS) en la que estos últimos han trasladado la necesidad de la adopción de medidas para acabar con los problemas de ruido ocasionados por diferentes causas como las zonas de botellón, las motos y vehículos del servicio de limpieza. En este sentido además apuntan que el recinto amurallado y las plazas del Acueducto no deberían de ser los únicos puntos para celebración de conciertos, verbenas y otros eventos por los problemas de «contaminación acústica».

Los populares han señalado que el Ayuntamiento no adopta medidas efectivas con los ruidos provocados y trasladan los problemas derivados por las zonas de botellón «en la práctica, permitidas por el Gobierno Municipal» de La Hontanilla, el jardín de Los Zuloaga y la llamada «Curva» del Paseo de Santo Domingo. Asímismo tras de las preocupaciones han sido por las obras anunciadas en la calle San Agustín de las que los populares señalan «generan un significativo deterioro de la calidad de vida de los vecinos del Recinto Amurallado».

Otras de las reivindicaciones han sido las relacionadas con la mejora del transporte público en el recinto amurallado, la habilitación de espacios deportivos y de ocio o la mejora de los centros educativos Domingo de Soto y Fray Juan de la Cruz, según señalan fuentes de los populares. El equipo de Jesús Postigo ha abogado por una dinamización de del centro de la ciudad con servicios acordes a las necesidades de los vecinos.

Para finalizar los vecinos han trasladado la necesidad de un dispensario médico más céntrico que el Hospital de la Misericordia o un mercado cubierto ‘siempre que este esté ubicado en el antiguo edifico de Telefónica o en los Huertos, que cuentan con una mejor accesibilidad, y nuca en la antigua sede del INSS como pretende el Gobierno Municipal’, como señala el PP.