La imagen ha sido digna de cualquier concentración no autorizada, lo curioso es que los convocantes lo eran de manera involuntaria: más de 500 personas esperando minutos antes de las 8 de la mañana en la estación de tren de alta velocidad de Segovia.

El tren de las 7:23am con destino Madrid ha llegado a Guiomar, desde Valladolid, a las 7:50, con casi 40 minutos de retraso. Ante tal circunstancia, Renfe ha tomado la decisión de no dejar utilizar dicho convoy a los usuarios de Segovia, suponemos que para no retrasarlo más. La solución ha consistido en montar cuatro vagones más al tren de las 8 de la mañana, y de esta manera, los usuarios de las 7:23 y los de las 8:00 han viajado juntos en un convoy de doble composición (8 vagones) con destino Madrid. Según denuncian los usuarios, esta solución ha provocado que muchos pasajeros se vieron obligados a viajar no sólo de pie sino hacinados en los pasillos de los vagones.

El tren ha llegado a las 8:31am con lo que los usuarios que suelen coger el tren de las 7:23 y llegan a las 7:55 habitualmente, este miércoles han llegado a Madrid con 36 minutos de retraso. Según concretan los usuarios, «la media hora de retraso en la salida ha quedado reducida a unos 25 minutos en la llegada, por lo que la operadora no tendrá que devolver el importe íntegro del billete, sino sólo el 50% de su valor». Reivindican además que «los viajeros que han hecho el recorrido de pie sí deberían recuperar el 100% del valor del billete aunque es posible que se les exija la corroboración de la circunstancia por el jefe de tren, extremo éste que no se ha podido dar toda vez que dicho responsable no ha hecho acto de presencia durante el viaje».