La inflación interanual se situó el pasado mes de julio en Castilla y León en el dos por ciento, dos décimas por encima de la cifra nacional. No obstante, con relación a junio, el Índice de Precios al Consumo (IPC) se redujo cuatro décimas, una menor que la media del conjunto de España, si bien en lo que va de año acumula un descenso del 0,5 por ciento (-0,6 en España), según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Castilla y León fue la quinta región con un mayor IPC, sólo por detrás de Cantabria (2,6 por ciento), Murcia (2,3), País Vasco (2,2) y Cataluña (2,1).

El incremento de precios en la región en el último año está provocado, principalmente, por el encarecimiento de la enseñanza, que en el último año subió un importante 11,8 por ciento, así como de las bebidas alcohólicas y el tabaco, que lo hicieron un 6,3 por ciento. Al igual que en Castilla y León, estos dos grupos fueron los que propiciaron una mayor influencia en la subida del IPC en el conjunto del Estado, con un 10,4 por ciento y seis por ciento, respectivamente.

En la Comunidad, en los últimos 12 meses, también subieron los precios de los alimentos y bebidas no alcohólicas (cinco por ciento), la medicina (4,4 por ciento), el ocio y la cultura (1,7 por ciento), el transporte (1,5 por ciento), el menaje (1,3 por ciento), los hoteles, cafés y restaurantes (0,9 por ciento) y otros (2,8 por ciento). Por el contrario, el descenso más pronunciado lo experimentaron las comunicaciones , con un 3,4 por ciento menos. También bajaron la vivienda (0,6 por ciento) y el vestido y el calzado (0,3 por ciento), motivado por las rebajas de verano.

En términos mensuales, precisamente el sector del vestido y calzado representó la mayor reducción, con el 11,8 por ciento menos. Además, bajaron las comunicaciones, un 1,2 por ciento; el menaje, un uno por ciento; la medicina y la enseñanza, con el 0,1 por ciento; y el capítulo de otros, con el 0,3 por ciento menos. Igualmente, subieron los precios en las bebidas alcohólicas y el tabaco (dos por ciento), ocio y cultura (1,9 por ciento), el transporte (1,2), los alimentos y bebidas no alcohólicas (0,8) y la vivienda y hoteles, cafés y restaurantes (ambos con el 0,7 por ciento).

En lo que va de año, los sectores que han bajado son vestido y calzado (15,6 por ciento), comunicaciones (4,7 por ciento), vivienda (1,4 por ciento) y menaje (0,8 por ciento). En el resto se registran subidas encabezadas por las bebidas alcohólicas y tabaco (5,2 por ciento), alimentos y bebidas no alcohólicas (2,5 por ciento), transporte (1,7), hoteles, cafés y restaurantes (1,6 por ciento), medicina (1,4), ocio y cultura (1,1) y enseñanza (0,1 por ciento). A ellos se añaden los sectores enmarcados en la figura de otros, con un 0,5 por ciento más.

 

Provincias

Por provincias, las más inflacionistas en los últimos doce meses fueron León y Zamora, con incrementos del 2,2 por ciento, mientras en el lado opuesto se situaron Salamanca, Segovia y Soria, con subidas del 1,6 por ciento. En Burgos, los precios subieron un 2,1 por ciento, en Ávila y Valladolid, un dos por ciento, en Palencia lo hicieron un 1,9 por ciento y en Segovia, un 1,7.

En lo que va de año los precios han bajado en las nueve provincias, caídas encabezas por Soria (uno por ciento), Ávila (0,8), Segovia y Salamanca (0,7 por ciento) y seguidas de Palencia y Zamora (0,6 por ciento), Burgos y León (0,4 por ciento de descenso) y Palencia (0,6 por ciento).

Por su parte, con relación al mes de junio se contabilizaron también rebajas en todas la provincias. La mayor la registró Ávila, con un 0,7 por ciento más, seguida de Segovia, con un 0,6 por ciento, León, con un 0,5 por ciento, Salamanca y Zamora, con un 0,4. Cierran Burgos, Palencia, Soria y Valladolid, con un 0,3 por ciento.