El número de efectos de comercio en cartera impagados se redujo un 22,1 por ciento en junio en Castilla y León respecto el mismo mes de 2012, al pasar de 7.109 a 5.536, mientras que en España se registró un descenso del 24,4 por ciento, hasta 174.650, frente a los 231.190 de un año antes. En cuanto al importe, en la Comunidad disminuyó un 38,7 por ciento, desde los 18,7 millones de hace un año hasta 11,4 millones. En el conjunto de España, se redujo un 40,2 por ciento, con 270,2 millones, según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En conjunto, el volumen de los efectos de comercio impagados (incluyen los que están en gestión de cobro y en cartera de impagados) en la autonomía se situó en junio en 14,08 millones de euros, con un porcentaje del 3,02 por ciento de impagados sobre vencidos, un 34,9 por ciento menos que un año antes. En el caso de España, hubo efectos impagados por un total de 390 millones, con un 2,9 por ciento sobre los vencidos, con un descenso similar al de la Comunidad (34,2 por ciento) en relación a junio de 2012.

En todas las comunidades autónomas se redujo la morosidad excepto en Galicia, donde aumentó un 16,1 por ciento el porcentaje de efectos impagados sobre vencidos. El resto estuvo encabezado por Baleares, con un 70,2 por ciento menos; Comunidad Valenciana y Navarra, con un 49,8 y 49,3 por ciento menos, respectivamente.

Por provincias, el número de efectos de comercio en cartera de impagados aumentó en siete de las nueve de Castilla y León en junio. En Zamora lo hicieron un 5,3 por ciento al pasar de 372 a 392 y en Palencia, un 1,6 por ciento (de 415 a 422).

Por el contrario, descendieron en Ávila, un 18,3 por ciento (hasta 187); en Burgos, un 32,9 por ciento (584); en León, un 28 por ciento (con 1.008); en Salamanca, un 27,3 por ciento (888); en Segovia, un 50,6 por ciento menos (234 efectos); en Soria, un 21,4 por ciento (315); y en Valladolid, con 12,9 por ciento (1.506 en total).

En lo que se refiere al importe, sólo creció también en Palencia y Zamora, con un 43,9 y 19 por ciento más, respectivamente, hasta situarse en 558.306 euros y 1,25 millones de euros. Por el contrario, descendió en Ávila, un 48,5 por ciento hasta 346.225 euros; en Burgos, un 27,6 por ciento hasta 2,01 millones; en León, un 40,2 por ciento hasta los 2,4 millones; en Salamanca, un 12,6 por ciento, con 1,87 millones; en Segovia, un 83,9 por ciento hasta 593.878 euros; en Soria, un 46,6 por ciento hasta 542.629 euros; y en Valladolid, un 35,8 por ciento hasta 1,88 millones.

Mientras, la cifra de efectos recibidos en gestión de cobro de clientes con vencimiento en junio en la Comunidad fue de 76.335 por un importe de 100,5 millones de euros, mientras en el conjunto del país se elevaron a 2,87 millones por valor de 4.787 millones de euros. En el caso de Castilla y León, los bancos asumieron 35.350 de esos efectos, que sumaron 52 millones, mientras que las cajas de ahorro y las cooperativas se repartieron 14.200 y 26.785, con valores de 25,4 y 23,1 millones, respectivamente.

Finalmente, los efectos de comercio recibidos en gestión de cobro de clientes impagados ascendieron en la Comunidad a 1.867 por un cuantía total de 2,6 millones. Los bancos tenían 963 con un valor de 1,6 millones; las cajas de ahorro, 315, por 369.645 euros, y las cooperativas de crédito, 589, por 584.779 euros.