El presidente de Hostelería y Turismo de Segovia (Hotuse), Jesús Castellanos, señaló hoy que apenas notaron en sus establecimientos la apertura del cierre perimetral de Castilla y León, del 23 al 26 de diciembre, para las visitas a familiares aunque sí se ha visto “algo de movimiento” durante estos días porque “es Navidad y la gente se anima, aunque nos falta mucho comedor”, según declaraciones recogidas por la Agencia Ical . Castellanos destacó que la responsabilidad de todos demostró en la ‘Tardebuena’ del día 24 que se pueden hacer “las cosas muy bien”.

Desde Hotuse explicaron que parten de la premisa clara de unas “Navidades atípicas’ con una expectativas bajas pero que sí se ha notado movimiento entre los clientes. Los comedores de los establecimientos no terminan de arrancar pero sí está funcionando en las terrazas y las alternativas a a las barras para las horas del chateo y el vermú. “Al final todo suma y algo se está moviendo”, resumió Castellanos.

La normalidad y el cumplimiento de las normas fue la tónica mayoritaria en la celebración de la conocida como ‘Tardebuena’ en los locales de la zona de la Plaza Mayor de la ciudad. Jesús Castellanos recordó que hicieron una apuesta muy fuerte para reiterar a sus socios cómo había que trabajar y que se iba a controlar mucho. “Somos profesionales y se hicieron las cosas muy bien. Los ciudadanos, entre los que había muchos jóvenes, también estaban muy mentalizado. Fue una tarde agradable y se trabajó, no como otros años pero se trabajó”, argumentó.

Una experiencia que, en su opinión, demuestra que no son necesarias tantas medidas restrictivas, tantas “medidas medievales”, ya que “remando todos a una, en Segovia había gente lo que demuestra que se pueden hacer cosas y no hace falta prohibir que venga nadie”. El presidente de Hotuse señaló que el nivel de incidencia del virus en la hostelería está por debajo del 3 por ciento. “Nosotros no nos cansamos de decirlo y ellos no se cansan de no hacernos caso”, sostuvo en referencia a las decisiones políticas.

De cara al 31 de diciembre, tienen claro, sin apenas reservas, que “la noche más potente del año para la hostelería ya está perdida” porque con un “30 o un 40 por ciento no cubrimos”. Jesús Castellano señaló que estarán para dar servicio del cliente segoviano que es el que está funcionando y el que “esta manteniendo los negocios abiertos y a la gente fuera de los ERTE”. Gracias a los clientes de la tierra se cubren “los gastos mínimos”.

Jesús Castellanos dejó claro que sin turismo Segovia y su provincia no pueden funcionar. Apenas se ha notado la apertura del cierre perimetral de Castilla y León para visitas a familiares desde otras comunidades autónomas. Los hosteleros segovianos agradecieron a los vecinos de otras provincias de Castilla y León que aprovechan estos días para moverse y hacer turismo.

“Segovia necesita el turismo. Un 60 por ciento de las empresas y los trabajadores de la provincia viven de turismo y tenemos que tenerlo en cuanta. Podemos cerrar los ojos y hacernos los tontos pero no podemos vivir sólo de los segovianos”, subrayó.

Una prueba es que todavía están en ERTE entre un 40 y un 50 por ciento de los trabajadores. Según los datos de Hotuse, en la capital pueden rondar el 30 por ciento pero en los pueblos turísticos de la provincia se dispara por encima de 80 por ciento. En los pueblos, estos restaurantes abren sólo de cara a los fines de semana y “no se mueve prácticamente nada”.

Por delante, según Jesús Castellanos, queda lo peor. “Enero y febrero puede ser una catástrofe si no llegan las ayudas”, remarcó. Los hosteleros segovianos reclaman un replanteamiento del plan del Gobierno, con otras condiciones que, junto con el plan de la Junta de Castilla y León, eviten que los dos primero meses de 2021 sean “la hecatombe para el sector” y no se tengan que cerrar “el 30 o el 40 por ciento de lo establecimientos”.