A pesar del mal tiempo y de la lluvia, que forzó varias cancelaciones de procesiones en muy diversos puntos de Castilla y León, los hosteleros de la Comunidad se muestran satisfechos con la marcha de esta Semana Santa, que, en algunas capitales, incluso ha superado las expectativas previstas, con una ocupación de plazas hoteleras cercana al 90 por ciento en los días grandes, el Jueves y el Viernes Santo.

El presidente de la Federación Castellano y Leonesa de Hostelería, Esteban Díez, ha asegurado que, pese a que todavía no disponen de datos definitivos del seguimiento de la ocupación hotelera en la Comunidad durante esta Semana Santa, el mal tiempo “no ha afectado tanto como se preveía”. Así, señaló que “las reservas que ya se habían hecho se han mantenido más o menos sin cambios en la mayor parte de los casos” y “las pérdidas no han podido ser tan grandes”, ya que “la gente que se ha desplazado” sale y disfruta de su destino “tanto si llueve como si no”.

En Segovia, las cancelaciones de reservas producidas a causa de la climatología no impidieron que la actividad turística fuera alta durante la mayoría del periodo de Semana Santa. Muchos restaurantes llenaron sus comedores y varios de los aparcamientos públicos han conseguido completarse durante algunos días, según indicaron fuentes de la Policía Local.

El presidente de la Agrupación de Industriales Hosteleros de Segovia (AIHS), Cándido López Cuerdo, afirmó que la Semana Santa ha sido “más floja que otros años” y señaló a la lluvia como principal responsable de la reducción de la actividad turística. En todo caso reconoció el aumento en la actividad: “Ha venido mucha gente a Segovia y se ven turistas por las calles, eso es incuestionable, pero no se está produciendo el movimiento esperado”, agregó. Según sus datos los hoteles segovianos tenían reservado el 60 por ciento de las plazas disponibles para estos días al comienzo del puente, pero se han producido “muchas cancelaciones de reservas”, indicó el presidente de la AIHS.

Para la concejala de Turismo de Segovia, Claudia de Santos, el balance de afluencia y actividad ha sido “positivo”, y recordó que el AVE ha traído cada día a numerosos visitantes que ha provocado que los autobuses urbanos que comunican la estación con el centro de la cuidad fueran llenos. Además indicó que todavía falta el Lunes de Pascua, que suele ser un día importante debido a que Segovia recibe turistas de comunidades en las que este día es festivo, como Cataluña o el País Vasco.

La Semana Santa se vivió en Ávila capital con una ocupación media del 85 por ciento, lo que vino a cumplir las expectativas iniciales que tenían los hosteleros abulenses. Según el presidente de la Federación de Hostelería de Ávila, Hugo Ortega, “no ha ido tan mal” como pensaban “el lunes y el martes”, cuando se anunciaron condiciones climatológicas intempestivas, que se confirmaron el jueves y que hicieron que algunas procesiones se suspendieran.

Sin embargo, el viernes se alcanzó una ocupación del 95 por ciento, debido, sobre todo, a “reservas de última hora”, una circunstancia que llevó al presidente de los hosteleros abulenses a afirmar que “ha habido que trabajar al día y muy duro”, aunque “no cabe más que estar satisfechos”. En este sentido, incidió en que para el sector de la hostelería está siendo un año “muy complicado”, por lo que instó a “hacer un esfuerzo para salir de la situación y esperar tiempos mejores”.

El número de visitantes y turistas registrados en la capital burgalesa fue ligeramente superior al de años anteriores, lo que permite suponer que la Semana Santa de 2011 ha sido una de las mejores. Según confirmó el presidente de la Federación de Hosteleros de Burgos, José Luis López, la ocupación hotelera podría haber alcanzado el 80 por ciento, aunque hay que esperar a los datos oficiales y al recuento del total de los cuatro días.

La capital burgalesa cuenta con más de 12.000 plazas, lo que hace pensar que se han podido superar las 40.000 visitas. El Viernes Santo fue uno de los días de mayor afluencia de turistas y visitantes, según el número de solicitudes que recibieron las Oficinas de Turismo de la ciudad.

El presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de León, Pedro Llamas, indicó que las pérdidas en el sector hostelero de la provincia de León en esta Semana Santa han sido próximas “al 20 por ciento debido a la climatología adversa”, principalmente a las fuertes lluvias, que han impedido la salida de varias procesiones.

De este modo, Llamas señaló que, “en general, ha sido una semana más floja que las anteriores” ya que hubo varias cancelaciones, principalmente para el sábado y el viernes y que han afectado «más a hoteles que a establecimientos hosteleros”. Pese a esto, afirmó que se trata de “la semana más intensa en la provincia de León”, con “muchos visitantes y turistas” y que, además, está ya consolidada “como referente turístico”, por lo que destacó que “no” se pueden “quejar”, teniendo en cuenta, sobre todo, que “la crisis en el sector sigue estando muy latente”.

 

Alta ocupación

Los establecimientos hoteleros y de turismo rural de la capital y provincia de Palencia, pese a la inestabilidad del tiempo, han mantenido una alta ocupación a la lo largo del puente festivo de Semana Santa. Los principales hoteles de la capital han estado a un 90 por ciento y las cancelaciones han sido mínimas, gracias al tirón de los desfiles procesionales, declarados de Interés Turístico Nacional, y la presencia de clubes extranjeros y acompañantes de jugadores que participan estos días en la Copa Cup del Club Internacional de la Amistad de Fútbol en la capital.

En la provincia, la Red de Turismo Rural de la Montaña Palentina, con 52 asociados, ha mantenido al cien por cien ocupadas sus plazas en casas de alquiler completo y al 90 por ciento las de alquiler por habitaciones, según confirmó su presidente, Fidel González. Por su parte, Isabel de Prado, presidenta de la Asociación Palentina de Turismo Rural (Apatur), que cuenta con 45 socios que poseen alojamientos en toda la provincia, explicó que las plazas disponibles entre casas completas y las que alquilan habitaciones se han cubierto por encima del 90 por ciento.

El presidente de la comisión de hoteles de la Asociación de Hostelería de Salamanca, Silverio Vicente, ha avanzado, a falta de concretar los datos, la ocupación registrada en los hoteles de la ciudad superó el 90 por ciento y se situó por encima de las previsiones.

Vicente recalcó que se trata de unos niveles superiores a los alcanzados el pasado año, donde no se llegó al 90 por ciento, y por este motivo realizó una valoración “bastante positiva” de los datos, sobre todo en los tres principales días de la Semana Santa, es decir, el jueves, viernes y sábado, días en los que se colgó el cartel de completo.

Sin embargo, detalló que en el resto de jornadas la ocupación no fue tan alta y que de lunes a miércoles y el domingo bajaron el porcentaje. Por último, se mostró satisfecho tras haber mejorado “un poco” la respuesta del visitante con respecto al año anterior, a pesar de que “el tiempo no ha sido agradable”.

 

Mejor que el año anterior

En Soria, la ocupación hotelera durante esta Semana Santa se situó en el 80 por ciento, según informó el presidente de la Asociación de Hosteleros, Ángel Mayor, quien además señaló que el porcentaje de ocupación mejoró con respecto al año anterior. “Desde el jueves hasta el sábado, la ocupación ha rozado el 90 por ciento y si contamos el domingo, un 80 por ciento”, puntualiza.

La lluvia, que no dio tregua en Soria, no impidió que madrileños, valencianos, catalanes y vascos se acercaran a conocer el patrimonio cultural y medioambiental de la provincia. “No ha ido nada mal, y tengo constancia que las casas rurales también han estado al cien por cien de su ocupación”.

La campaña turística realizada por la asociación en la capital de España ayudó, según Mayor, a que fueran mayoritariamente los madrileños los que se decidieran a conocer Soria. “Comenzamos a posicionar Soria como un referente micológico y eso, junto con la proximidad, ayuda a atraer a los madrileños hasta la provincia”.

A pesar de las buenas cifras, Mayor reivindicó una mayor planificación por parte de la Junta de Castilla y León en materia turística, ya que, a su juicio, no ha ayudado “en nada” a este sector que emerge en Soria. “No ordenan los recursos turísticamente y otras comunidades nos dan mil vueltas. Se debería cobrar por entrar en algunos sitios, como yacimientos e iglesias románicas, porque lo que se regala no se valora”, argumentó.

El presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de Valladolid (APEH), José Ramón García, reconoció hoy que los resultados de este año han sido “inferiores” a los del anterior “por culpa de la lluvia”, pero que la hostelería del “centro” de la capital fue “bien” en líneas generales. “Si no hubiera llovido, los datos habrían sido mejores”. En ese sentido, añadió que las tormentas, que el Jueves y el Viernes Santo incluyeron granizo, han “hecho daño”, sobre todo el Jueves Santo, que fue un día “bastante malo”.

También se lamentó de que el Viernes Santo no pudiera salir la Procesión General de la Sagrada Pasión del Redentor, lo cual hizo mella en la afluencia de clientes, sobre todo “a partir de las nueve de la noche”. Sobre la ocupación hotelera, García informó de que tanto el Jueves como el Viernes Santo llegó “al 90 por ciento”, y que el Sábado Santo disminuyó hasta “el 70”.