Miles de gansos sobrevuelan en esta época los cielos de Castilla y León. Tranquilos , no suponen una amenaza, tampoco debemos su presencia al cambio climático; sino que es época migraciones hacia el norte de Europa.

Tan sólo hace cuatro semanas que las últimas grullas migraron en dirección al sur, cuando ya los gansos están de vuelta. No es raro desde hace unos días observar grandes bandadas de esta especie surcando los cielos de la Comunidad hacia el norte de Europa, un complejo y continuo vaivén habitual año a año.

Es muy característico del ganso aprovechar ciertas condiciones meteorológicas para ver andanadas de bulliciosas aves que duran unos cuantos días para, a continuación, volver a unos niveles de migración menores o nulos. Los gansos acuden tarde a sus cuarteles de invierno porque éstos se localizan en el sur de España y por lo tanto no deben atravesar el estrecho de Gibraltar para llegar a sus zonas de invernada. Sin embargo, regresan pronto, ya que sus áreas de nidificación están situadas muy al norte y les llevará varias semanas alcanzarlas.