La Federación Empresarial Segoviana (FES) lamenta “el estancamiento de la economía provincial” así como “el drama social” que supone el aumento de paro en Segovia, que suma 12.204 parados, 351 en el último mes. En este sentido, la FES pide un cambio radical de las políticas activas de empleo para frenar el incremento del paro hasta que la Reforma Laboral comience a dar los frutos que con ella se persiguen. A través de un comunicado enviado a Ical, aseguran que “se precisan también cambios importantes en la política financiera de forma tal que fluyan los recursos y la banca trastoque su actual estrategia crediticia por considerar que, sin el imprescindible circulante dinerario y una mayor facilidad en los créditos, resulta dificilísimo mantener las actuales estructuras productivas o realizar nuevas inversiones capaces de general empleo”.

Para ello, la FES se une al llamamiento del empresariado de Castilla y León e insiste en que se debe potenciar el crecimiento económico “desde el que habrán de surgir los necesarios puestos de trabajo que equiparen la estructura laboral española a la del conjunto de la eurozona”.

Junto a CECALE, los empresarios de Segovia siguen haciendo especial hincapié en la necesidad de potenciar a los pequeños y medianos empresarios y a los empresarios autónomos, precisamente porque son los mayores capacitados para la creación de empleo a corto plazo si se dan las condiciones objetivas de financiación precisas. Ambas organizaciones, insiste la federación segoviana a través de un comunicado, mantienen su confianza en el Diálogo Social, sobre todo al analizar que los compromisos alcanzados en su seno han dado buenos resultados hasta ahora. De ahí que se propicie desde el empresariado mantener con responsabilidad y conciencia de la realidad la negociación de un nuevo Plan de Empleo capaz de trastocar la actual tendencia.

Con los criterios de confianza ya conocidos en la Reforma Laboral iniciada, se pide una reordenación de los fondos económicos para que se frenen los EREs de extinción contractual, cambiándose por otros suspensivos mientras duran los efectos de la crisis y cambian las circunstancias de las empresas. Igualmente se confía en la Reforma y sus efectos a medio plazo por los incentivos a la contratación fija y las bonificaciones existentes para las contrataciones de jóvenes, precisamente el sector más afectado por la carencia de empleo.