Ante las noticias aparecidas en algunos medios de información nacional acerca de que los alcaldes segovianos de ambos municipios podrían estar pensando en presentar su candidatura para albergar en sus municipios el cementerio nuclear de residuos radiactivos de todas las centrales nucleares españolas y el centro de experimentación nuclear asociado, Greenpeace ha remitido un comunicado en el que manifiesta su rotunda oposición a la construcción de un cementerio nuclear centralizado.

Desde la formación ecologista Greenpeace, afirman que debido a su alto nivel de radiactividad, “que persiste durante cientos de miles de años, y su elevado potencial radiotóxico, la mera existencia de los residuos radiactivos de alta actividad supone un grave problema ambiental y de salud pública, y también económico, que la industria nuclear no ha sabido resolver durante sus 50 años de existencia”.

Igualmente, la organización ecologista manifiesta su rechazo al denominado Centro Tecnológico Asociado, “que no sería otra cosa que una instalación experimental nuclear para investigar con técnicas de transmutación, lo que implicaría tener que construir y albergar un reactor nuclear transmutador, instalaciones para el reprocesamiento y elaboración de elementos combustibles nucleares para ese reactor, con los riesgos de accidentes nucleares y escapes de radiactividad inherentes a su funcionamiento”.

Greenpeace pidió al Gobierno central que cualquier estrategia o plan de gestión de los residuos radiactivos quede supeditada a la previa consecución de un amplio y verdadero consenso social que incluya a las organizaciones de defensa del medio ambiente. Y que con carácter previo se apruebe y ponga en marcha un plan de cierre progresivo pero urgente de las centrales nucleares.