La familia de Pilar Juárez, la diplomática natural del Real Sitio desaparecida en el terremoto de Haití, ha identificado su cadáver. Al parecer, el cuerpo ha sido hallado bajo los escombros del edicificio de las Naciones Unidas en Puerto Príncipe, donde trabajaba la segoviana, según ha explicado su marido, José Valverde, en declaraciones a Radio 5. Valverde ha explicado también que han sido sus hermanos, cuñados de Pilar, los responsables de la identificación, después de que el cónsul español les informara del hallazgo de un nuevo cadáver entre las ruinas del edicificio de las Naciones Unidas.

Pilar se convierte así en la cuarta víctima española en el terremoto de Haití, junto con el matrimonio formado por Yves Baltroni y María Jesús Plaza y la subinspectora del Cuerpo Nacional de Policía Rosa Crespo. 

El marido de Pilar Juárez, José Valverde, ha asegurado que anoche tanto su familia como él ya habían «perdido la esperanza» de encontrar con vida su mujer, funcionaria de la embajada de la Unión Europea (UE) y dada por desaparecida en el seísmo de Haití.

Así mismo, el cónyuge ha explicado a RNE que sus hermanos Paco y Quique, cuñados de Pilar, han identificado el cuerpo. «Se le ha tomado una huella dactilar y se ha comprobado que correspondía con la suya, estamos a la espera de las pruebas de ADN, se está realizando en estos momentos al autopsia por si hubiese dudas pero practicamente podemos afirmar que el cadáver es el de mi mujer al 100%», asegura.

Cinco días después de que el terremoto asolara el país caribeño, se encontró otro cadáver que fue atribuido erroneamente a la diplomática española. El Ministerio de Asuntos Exteriores se vio entonces obligado a reconocer el error el 17 de enero y desde entonces la familia de la segoviana había pedido que se intensificara su búsqueda, manteniendo la esperanza de que Pilar pudiera hallarse ingresada en algún hospital.

Sobre la confusión en la primera identificación, el esposo de la jefa de operaciones de la delegación de la UE en Haití, Pilar Juárez, ha añadido que «ahora es mi segunda aceptación de la muerte de mi esposa, hay sentimientos encontrados, no entiendo nada, no sé por qué tengo que hacer esto dos veces». «Con lo fácil que hubiera sido la primera vez y luego toda esta espera que me ha creado una esperanza y no era así. Ha sido una tragedia», ha añadido.

Como se recordará, Pilar Juárez se encontraba en la 4ª planta del edificio de la ONU (MINUSTAH) de Puerto Príncipe (Hotel Christopher), donde mantenía una reunión. Su marido, José Valverde añadió que había conseguido hablar con el conductor que trasladó a Pilar hasta el edificio de la ONU, y que fue la última persona que vio a su esposa con vida. “Al día siguiente intentamos llegar mi hijo y yo al edificio, pero al tratarse de una zona con protección militar no nos dejaron acceder”, añadió a la emisora de radio, desde donde agradeció la colaboración que están prestando las organizaciones no gubernamentales y los medios de comunicación.