La falta de liquidez que sufren muchos de los municipios de la provincia de Segovia ha obligado a la Diputación a adelantarles el pago de los tributos que deben recibir sobre la recaudación de sus tributos del presente año. Así lo ha anunciado el presidente provincial, Javier Santamaría, quien ha señalado que la “delicada situación” por la que atraviesan los ayuntamientos llevó a convocar por razón de urgencia una Junta de Gobierno extraordinaria. En ella se adoptó el acuerdo de abonar un total de 2,7 millones de euros en concepto de primer anticipo a cuenta de la recaudación de sus tributos para el ejercicio 2010.

Santamaría indicó que por “primera vez” ha sido preciso adelantar los pagos a los ayuntamientos ante la “falta de liquidez y los problemas serios” que tienen los ayuntamientos de la provincia. “La reducción de los ingresos provenientes del Estado en más de un 20 por ciento y el hecho de que la mayoría estén pendientes del cobro del dinero del llamado Plan Zapatero por el que han tenido que adelantar el 70 por ciento del importe de las obras, ha hecho que estemos en esta situación delicada”, explicó Santamaría.

De este modo, la próxima semana comenzará a llegar a los primeros ayuntamientos los pagos correspondientes al primer anticipo de la recaudación de sus tributos –que los servicios provinciales gestionan como un servicio que prestan a los municipios- para el año 2010, estimado en las cuantías equivalentes a la mitad de las cantidades pagadas en el anticipo del mes de abril del pasado año 2009.