La presidenta de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) en Castilla y León, Soraya Mayo, pidió la convocatoria anticipada de elecciones generales para buscar una solución real a la situación de crisis económica que vive España, y también reclamó una mayor implicación de las administraciones públicas con los autónomos, así como la “convocatoria urgente” de la Mesa del Trabajo Autónomo.

“La pérdida de confianza que hay en la sociedad en este momento no se va a recuperar por decreto”, advirtió la presidenta de ATA, ni tampoco por la Presidencia de España en la Unión Europea o la participación de Barack Obama en la cumbre UE-Estados Unidos. Asimismo, Mayo reclamó “sentido de Estado y responsabilidad para ver a dónde se está abocando este país”, que no tiene una situación económica “muy alejada” de Grecia o Portugal.

Por ello, reflexionó que “igual lo que hacía falta era convocar elecciones y que gane el que tenga que ganar, el Partido Socialista o el Partido Popular”, pero consideró que podría ser “la única forma” de que España pueda salir de la crisis económica y “recuperar la confianza e ilusionar para echar a andar”.

Soraya Mayo reclamó la “implicación de todas las administraciones públicas” para parar la sangría de trabajadores autónomos. Así, reclamó a la Junta de Castilla y León “simplificar los trámites y procedimientos de concesión de ayudas” desde la Agencia de Desarrollo Económico y el Ecyl, que son “desconocidas para los autónomos”.

También, demandó que se convoque “de manera urgente la Mesa del Trabajo Autónomo”, de la que forman parte las organizaciones ATA, UPTA, Feacyl y Tradecyl; así como el fomento de la cultura emprendedora y la dignificación de la figura del autónomo y del emprendedor.

En otro orden de cosas, Soraya Mayo pidió una mayor vigilancia ante el uso que algunos ayuntamientos dan a los agentes de desarrollo de empleo, contratados con subvenciones de la Junta de Castilla y León, que en vez de dedicarse a dinamizar el empleo en zonas rurales se han visto obligados a actuar de “secretarios de los alcaldes”.

Por su parte, el presidente nacional de ATA, Lorenzo Amor, insistió en que “hace falta sentido de Estado” y reclamó a los políticos que se preocupen más por adoptar medidas que resuelvan la “crisis de confianza” en vez de preocuparse por los resultados de las encuestas.

Amor lamentó la pérdida de 500 autónomos a diario, lo que sitúa a España no sólo como “campeones de Europa de paro, y también de destrucción de trabajadores autónomos”. Asimismo, denunció que “no venden, no producen, no acceden al crédito, y soportan morosidad”.

 

Reformas laborales

El presidente de ATA consideró que cualquier reforma del sistema de pensiones debe contar con el consenso de todos los actores del Pacto de Toledo y contando con los trabajadores autónomos.

Lorenzo Amor también vio con buenos ojos la prolongación voluntaria de la vida laboral hasta los 67 años, pero reclamó que se eliminen las prejubilaciones, ya que “es ilógico que se plantee una jubilación a los 67 años cuando hay prejubilaciones de personas de 55 años que, muchas veces, siguen trabajando en la economía sumergida”.

Al respecto, el presidente nacional de ATA puntualizó que, antes de pensar en ampliar la edad de jubilación a los 67 años, sería conveniente que el Gobierno potenciara que la edad media de jubilación, establecida ahora en los 63 años, llegue realmente a los 65.

También, consideró viable que se amplíe el periodo de cálculo para las cotizaciones al sistema de pensiones, que actualmente se fija en 15 años, de forma progresiva hasta los 20 años y aplicando “un criterio de equidad” de toda la vida laboral de modo que “tres cuartas partes de la pensión para el cálculo sean los mejores años de cotización, y una cuarta parte, los peores cinco años”.

En cuanto al nuevo contrato indefinido para jóvenes, que fija una indemnización por despido de 20 días por año trabajado, algo viable a su parecer porque las indemnizaciones medias que se pagan en España por despido son de 19 días y que reduciría los contratos temporales entre los trabajadores jóvenes.