La Dirección General de Tráfico pone en marcha a partir de este martes y hasta el próximo día 24 de octubre una campaña de intensificación en el control del transporte escolar y de menores.

El objetivo de esta iniciativa es disuadir y convencer a las empresas y a los conductores de la importancia de tener los vehículos en perfecto estado.

Los agentes controlarán especialmente los elementos que garantizan la seguridad en el transporte, sobre todo la utilización de los cinturones de seguridad y sistemas de retención, las señales, los tacógrafos, las condiciones técnicas de los vehículos o el seguro.

También se realizarán controles sobre los propios conductores de estos transportes, el exceso de velocidad, los tiempos de conducción y descanso así como el estado de los permisos de conducción.