El delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Segovia, Javier López-Escobar aseguró que la Comisión de Patrimonio, que ahora preside, no pudo oponerse al polémico edificio del número 25 de la calle San Marcos, porque “resulta que ni la Iglesia de San Marcos está declarada como BIC -Bien de Interés Cultural-, ni la extensión del entorno del Alcázar alcanza esta zona, ni el conjunto del arbolado y alameda de ciudad de Segovia pueden alegarse como impedimento”. Así lo manifestó en una carta remitida al portavoz de Izquierda Unida de Segovia, Luis Peñalosa, como contestación a la que éste envió la pasada semana solicitando el estudio de este caso que está levantando las voces políticas y sociales de la ciudad.

López-Escobar mostró a través del escrito su interés por el tema y señaló haber solicitado los informes pertinentes además de haber llevado el debate del tema a los órganos competentes de la Delegación Territorial “que es el ámbito en el que debo moverme”.

Asímismo, el que también preside la Comisión de Patrimonio, López-Escobar, señaló que “solo queda emitir un informe en el sentido de confirmar ese hecho, si bien no se trata de informe favorable, sino más bien de una constatación de la total competencia del Ayuntamiento para tomar la decisión ajustada al Plan Especial, previamente aprobado”.

Para finalizar, el delegado territorial opinó que habrá que esperar a las opiniones de la Fiscalía y el juez “quienes a instancias del grupo político al que representas, decidan si las actuaciones de los diferentes actores en este proceso se han ajustado a la norma”.