El nuevo ministro de Fomento se encontrará en su despacho con una carpeta en la que hay dibujados hasta 17 tramos de carreteras en Castilla y León, cuya larga tramitación ya ha cumplido, se ha redactado el proyecto de construcción y se está a la espera sólo de su salida a licitación. Son un total de 219,9 kilómetros que afectan fundamentalmente a la Autovía del Duero, la de Navarra, la Burgos-Aguilar y la Benavente-Palencia y que el nuevo Gobierno deberá decidir qué ritmo le imprime en una época de ajustes.

Además, la carpeta de Castilla y León contempla otros 462 kilómetros que están en periodo de Declaración de Impacto Ambiental (DIA), con demoras que se prolongan ya hasta los cuatro años, mientras que otros 92 kilómetros no tienen contratados sus proyectos constructivos. En el apartado de ejecución, en estos momentos hay 152 kilómetros en obras, con una inversión de 786 millones de euros.

Por el contrario, continúan con un futuro incierto las obras reprogramadas de la A-11 entre la Variante de Aranda de Duero (Burgos) y Langa de Duero (Soria), así como entre esta población y El Burgo de Osma y ésta y La Mallona. Además, Fomento rescindió en julio de 2010 los contratos de la A-73 comprendidos entre Bascones de Valdavia (Burgos) y Aguilar de Campoo (Palencia).

 

Pendientes de licitación

Seis de los 17 tramos que han concluido su declaración de impacto ambiental, disponen de proyectos y están pendientes de licitación corresponden a la Autovía del Duero en las provincias de Zamora, Soria y Burgos. El ministro de Fomento en funciones, José Blanco, se había comprometido a licitar todos estos tramos pendientes mediante el Plan Extraordinario de Inversiones, si bien en este tiempo no se ha producido ningún avance significativo.

En Valladolid y Burgos, los proyectos de los tramos de 42,2 kilómetros de unen la localidad vallisoletana de Quintanilla de Arriba con Castrillo de la Vega ya fueron aprobados y recientemente se ha iniciado la expropiación de los terrenos afectados. También se aprobó, en mayo de 2010, el proyecto de la Autovía entre Los Rábanos y La Mallota, en la provincia de Soria, que suman otros 19,7 kilómetros.

En la Autovía de Navarra (A-15) están pendientes de licitación dos tramos de 17,5 y 18,7 kilómetros: el que une Los Rábanos y Fuensaúco, cuyo proyecto se aprobó en mayo de 2010, y el de Villar del Campo y Ágreda, cuya redacción del proyecto se contrató en agosto de 2008 con plazo de ejecución de 12 meses.

Respecto a la Autovía Burgos-Aguilar, 44,3 kilómetros podrían ser licitados ya que la redacción de sus proyectos concluyó hace más de un año. Son los tramos Pedrosa de Valdelucio-Santa Cruz del Tozo, Santa Cruz del Tozo-Montorio y Montorio-Quintanaortuño.

En la A-65 (Palencia-Benavente), no han sido licitados, pese a estar los proyectos rematados desde hace dos años, los tramos comprendidos entre Palencia, Ampudia y Villafrechós que suman 52,5 kilómetros. También, debería tener concluido el proyecto el tramo de 25 kilómetros entre Villafrechós y Villalpando ya que se encargó en marzo de 2009 con un plazo de ejecución de 12 meses.

 

Pendientes del proyecto de construcción

Siete tramos de cuatro autovías, que suman 202,2 kilómetros no disponen de proyecto de construcción, por lo que Fomento no puede contratar las obras, si bien en tres de ellos de la A-12 no ha concluido el periodo de ejecución de los proyectos. Se trata del que unirá Alcañices y San Martín del Pedroso (Zamora). Fomento ha aclarado que debido a la reprogramación que ha llevado a cabo el Ministerio tras el recorte presupuestario, todas las actuaciones han adaptado su ritmo de ejecución a las disponibilidades presupuestarias. Por ello, los proyectos en fase de redacción se han ajustado para que el Gobierno disponga de ellos en el momento en que sea posible la licitación de las obras.

No obstante, según los expedientes publicados en el Boletín Oficial del Estado (BOE), el Ministerio debería ya tener en sus manos los proyectos de tres tramos comprendidos entre Zamora y Alcañices, mientras en abril expiró el plazo de ejecución del tramo hasta San Martín del Pedroso (frontera portuguesa).

En esta fase de redacción del proyecto están también los tramos entre Burgos-Ibeas de Juarros y Villafranca Montes de Oca-Villamayor del Río-Santo Domingo de la Calzada de la Autovía del Camino de Santiago. En la misma situación se encuentra la conversión en autovía de la ronda SG-20 de Segovia. En los presupuestos de 2010 estaba prevista su licitación en 2010 y finalización en 2013, si bien, las cuentas de 2011 posponían su fin hasta 2015.

También, el tramo Santas Martas-Villanubla de la A-60 (92 kilómetros) no dispone de proyecto de construcción, aunque hace más de un año se aprobó la Declaración de Impacto Ambiental. Es preciso recordar que se adjudicó la redacción del proyecto de los tramos Fuensaúco-Villar de Campo y Ágreda-Zaragoza de la A-15 en abril y junio, por lo que hasta dentro de 12 meses el Ministerio no recibirá la documentación. Lo mismo ocurre con el Ibeas de Juarros-Villafranca Montes de Oca de la A-12, adjudicado en diciembre de 2010 con un plazo de ejecución de 24 meses.

 

Estudios informativos 

El Ministerio de Fomento tiene los estudios informativos de la Autovía A-40 (Ávila-Maqueda), la Autopista Dos Mares (AP-69), la A-68, la A-76 (Ponferrada-Orense), la A-66 (León-La Robla), la conexión Segovia-A-1 y en dos tramos de Valladolid de la Autovía del Duero (A-11), que no han avanzado en la Declaración de Impacto Ambiental. Solo en las provincias de León y Burgos, unos 125 y 147 kilómetros, respectivamente, se encuentran paralizados desde hace uno y tres años.

Respecto a la Autovía del Duero, el tramo conflictivo, que une Tudela con Quintanilla de Enésimo y Quintanilla de Arriba, salió a información pública el anteproyecto en 2010, por lo que estos 34,9 kilómetros que atraviesan los afamados viñedos de la Ribera del Duero están pendientes del dictamen medioambiental. La alternativa seleccionada denominada Duero Norte propone la división en dos subtramos: Quintanilla de Arriba-Olivares de Duero (14,5 kilómetros) y Olivares de Duero-Tudela de Duero (20,4 kilómetros).

 

Obras

Actualmente, también se trabaja en la construcción de 152 kilómetros, lo que supone para Fomento una inversión de 786 millones de euros. De ellos, 41 kilómetros y 272,9 millones corresponden a las obras de la Ronda Noroeste de Burgos (Villalbilla de Burgos-Quintanadueñas y Quintanadueñas-Villatoro y conversión en autovía del tramo Villatoro-Villimar), cuyo fin está fijado en 2012, así como al acceso sur de León (45,07 millones) y la ronda exterior oeste de Valladolid (95,36 millones).

Además, otros 373,8 millones se invertirán en los trabajos de construcción de 93,9 kilómetros de los tramos León-Santas Martas y Villanubla-Valladolid de la A-60, Sauquillo del Campo-Almazán y Medinaceli-Radona de la A-15, la variante de Aranda de Duero de la A-11 y Quintanilla de Vivar-Quintanaortuño de la A-73.

 

Zamora-Benavente

En lo que va de año, Fomento se ha centrado en la licitación y adjudicación de los tres tramos de la A-66, entre Zamora y Benavente, cuyo procedimiento estaba a punto de finalizar. Actualmente, se está evaluando las ofertadas presentadas. Por tanto, los planes eran que en las próximas semanas se hiciera público el concesionario de las obras, aunque será una decisión que debe tomar aún el próximo gobierno de acuerdo a los planes para cumplir con el objetivo de déficit. El contrato, que incluía la concesión de la vía por 30 años a contar desde el día siguiente a la formalización del documento, contemplaba la ejecución de 49 kilómetros de autovía, así como su conservación y explotación, a través de la fórmula de colaboración público-privada establecida en el Plan Extraordinario de Infraestructuras (PEI). El presupuesto total ronda los 1.360 millones euros, de los que 267 millones (sin IVA), corresponden a las obras.

 

AVE y ferrocarriles

En el apartado ferroviario, el Gobierno en funciones de José Luis Rodríguez Zapatero ha centrado en las tres líneas de alta velocidad la contratación de obra pública en el último periodo de su mandato. Así, la plataforma del corredor de 162 kilómetros Valladolid-Venta de Baños-Palencia-León está prácticamente construida, a falta de pequeños remates, que finalizarán a principios de 2012. Además, toda la ruta entre Valladolid y la capital burgalesa también se encuentra, en este momento, en fase de ejecución, por lo que las últimas previsiones apuntaban a que el AVE podría llegar a Burgos en 2015. No obstante, será el nuevo Ejecutivo el que decida el ritmo de las obras y los plazos para su conclusión.

Mayor grado de ejecución presenta la línea Madrid-Galicia, que cuenta ya con más de 200 kilómetros en obras entre Olmedo (Valladolid) y Puebla de Sanabria (Zamora), de los que 160 corresponden a la provincia zamorana con una inversión de 645 millones de euros. Su ejecución se acerca en estos momentos al 70 por ciento, por lo que el Ministerio de José Blanco había previsto que el AVE alcanzara la capital zamorana a finales de 2012, un plazo que nuevamente podría modificarse en función de las necesidades financieras. El tramo entre Zamora y Lubián, en dirección a Galicia, presenta un nivel de ejecución inferior, de poco más del 20 por ciento.