Las donaciones de órganos en los hospitales de Castilla y León han aumentado un 25 por ciento a lo largo del primer semestre del año, al pasar de 39 en 2009 a 49 en 2010, lo que ha permitido la obtención de 156 órganos sólidos (un 38 por ciento más que el año pasado) y la realización de 74 trasplantes.

De este modo, la solidaridad de los donantes y sus familias ha permitido que en este periodo la Coordinación Autonómica de Trasplantes haya registrado la extracción de un total de 94 riñones, 39 hígados, diez corazones, diez pulmones y tres páncreas, lo que ha posibilitado llevar a cabo, por ejemplo, 52 trasplantes renales (24 en Salamanca y 28 en el Clínico de Valladolid), un 40 por ciento más que el año pasado.

La actividad trasplantadora en los centros de Sacyl ha supuesto también un total de 15 injertos hepáticos, frente a los once de 2009 (36 por ciento más), así como cuatro trasplantes de corazón (cinco en 2009) y tres de páncreas-riñón (cuatro el año anterior). Además, se han podido implantar 35 córneas.

Desde la Coordinación Autonómica de Trasplantes se destaca una vez más que la donación de un órgano de manera desinteresada permite que los pacientes pendientes de trasplante tengan una oportunidad de salvar su vida o bien de mejorar sustancialmente su calidad de vida, según recoge un comunicado de la Consejería de Sanidad.

Otro aspecto a destacar es el bajo porcentaje de negativas familiares a la propuesta de donación una vez que fallece un familiar, que en Castilla y León se sitúa en el 16,3 por ciento, cifra prácticamente igual a la media del Sistema Nacional de Salud, que es del 16,4 por ciento.

Por hospitales, en la Comunidad se produjo una donación en el Complejo Asistencial de Ávila (ninguno en el primer semestre de 2009); siete en Burgos (nueve en 2009); ninguno en el Hospital del Bierzo cuando el año pasado hubo uno; uno en el de Palencia (misma cifra que en 2009); diez en el Complejo Asistencial de Salamanca (ocho en 2009); tres en Segovia (uno en 2009); uno en Soria (uno en 2009); seis en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid (siete en 2009); cuatro en el Río Hortega de Valladolid (cuatro en 2009); y dos en el Complejo Asistencial de Zamora, cuando el año pasado no se dio ningún caso de donación de órganos.