El Festival de Segovia 2010 presentará una de las primeras misas del maestro de capilla más importante y representativo del primer período clásico segoviano, Juan Montón y Mallén: la Misa a seis voces, compuesta en 1757 y conservada en un cuaderno de apuntes del compositor que, según las investigaciones, jamás ha sido escuchada.

La Capilla Jerónimo de Carrión, creada en Segovia en 1998, y que reúne un elenco estable de cantantes e instrumentistas especializados en la interpretación de la música histórica, será la encargada de materializarla sonoramente el domingo 25 de julio a las 12.30 horas en la Catedral de Segovia. Se trata de un concierto único por su aportación y descubrimiento que pondrá el colofón de honor a un Festival de Música de primer orden, que, presidido este año por la Reina doña Sofía, ha contado con la intervención de artistas como Ainhoa Arteta, Iagoba Fanlo, Tania Maria, la orquesta bandArt, Cantus Cölln, Alexander Sinchuk, Léon Berben, Vasko Vassilev y The Swingle Singers, entre otros. La Capilla Jerónimo del Carrión, además, grabará en la Iglesia de San Juan de los Caballeros el CD que recoge el estreno de esta obra, casi escondida y conservada desde 1757.

Montón y Mallén nació hacia 1730 en Aliaga (Teruel) y ejerció en la Catedral de Albarracín, que conserva ocho obras suyas a seis voces. En 1759 ganó la oposición a maestro de capilla en Segovia, donde permaneció hasta su muerte en 1781. Montón y Mallén sucede a maestros como Mir y Llusá, González Gaitán, y García Pradas, que han dejado una obra más bien modesta en cuanto a número. Del maestro Montón y Mallén se conservan 450 obras: 20 Misas, una buena colección de Salmos, Magnificat y otras obras en latín, además de unas 250 obras en castellano (Navidad, Corpus, etc.).

La Misa a seis voces que se escuchará en el Festival de Segovia es sello indiscutible del estilo de Montón y Mallén, una selección representativa de sus tonos y arias castellanos. Fue compuesta dos años antes de su llegada a Segovia, y se conserva en un cuaderno que seguramente el compositor trajo de Albarracín, catedral a la que está dedicada la Misa. Su estilo es austero en la forma, pero dotado de una gran inventiva melódica, y un buen dominio del contrapunto y de los recursos expresivos, aun con medios mucho menores de los que dispondría después en Segovia, donde compuso una buena colección de Misas con orquesta.

En el concierto del día 25 se podrán también escuchar un expresivo Salmo Resposorial y un Alleluya, además de Versículos del actual Prefecto de Música, Alfonso María Frechel. Una mención de la vida musical actual de la Catedral que la Sección de Investigación Musical de la Fundación Don Juan de Borbón no ha querido olvidar.