El alcalde de Cantalejo, José Antonio Sanz, atribuyó hoy las causas del incendio que ayer asoló 88,23 hectáreas en la zona de Cantalejo y Lastras de Cuéllar (Segovia), a unas chispas originadas por el choque de unas cubas de resina transportadas en un camión que transitaba la zona. Sanz explicó que un camionero transportaba los recipientes de resina por la carretera forestal de Cantalejo al Puente del río Ceda, y que el ajetreo de las cubas podría haber originado el incendio. “Un hecho fortuito”, aseguró, cuyo aviso dio al 112 el propio camionero.

El regidor municipal señaló “la tensión” con la que ayer vivieron en el municipio el incendio y esperó la extinción total del mismo en las próximas horas. Efectivos regionales de la lucha contra incendios continúan desde las 7:00 horas de esta mañana intentando extinguir por completo el fuego que ayer quedó controlado a las 22:25 horas. Según aseguró hoy el delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Segovia, Javier López-Escobar, se trata de un técnico, dos agentes medioambientales, dos cuadrillas de retén, una motobomba, y dos tractores.

El delegado territorial lamentó la pérdida del total de 88,23 hectáreas, de las que 11 hectáreas son de monte público, y 77,9 hectáreas, de superficie particular, por lo que insistió en la necesidad de extremar las precauciones de dar aviso inmediato al 112 ante el mínimo indicio.

Al igual que el alcalde de Cantalejo, José Antonio Sanz, el delegado territorial aseguró que por el momento se continúan estudiando las causas para confirmar al completo las causas y afirmó que “en un breve tiempo tendremos la información que determine qué pasó exactamente”.

El incendio se declaraba ayer de nivel I de Infocal por la afección de más de 30 hectáreas, y horas más tarde, se reducía a nivel 0, según las fuentes de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente. López-Escobar destacó el trabajo en conjunto del dispositivo regional, que desplazó hasta el lugar ocho helicópteros, entre el que se encontraba el control de Valladolid y dos del Ministerio de Medio Ambiente.

El delegado territorial aseguró que en ningún momento hubo peligro próximo para los habitantes de las localidades colindantes, al no situarse cercano a núcleos urbanos. No obstante, durante la noche dos retenes estuvieron controlando el perímetro por la existencia de puntos calientes para evitar que se extendieran.