La subdelegada del Gobierno, María Teresa Rodrigo, ha visitado la variante de Ayllón para conocer el estado de las obras, junto con el jefe de Demarcación Oriental de Carreteras del Ministerio de Fomento, Francisco Almendes; el jefe de la Unidad de Carreteras de Segovia, Carlos Llinas; y el director de la obra, Rafael Rodríguez.

El Ministerio de Fomento invierte más de 11,4 millones de euros en estas obras, que ejecuta la empresa Constructora COMSA, con un plazo de ejecución de 23 meses y que se concluirán previsiblemente antes de otoño.

La subdelegada del Gobierno resaltó la importancia de esta variante, que “aportará seguridad y comodidad a los vecinos de Ayllón, así como a todos los ciudadanos que circulen por la zona”.

La variante tiene una longitud de 4,783 kilómetros y, entre las estructuras que destacan, incluye dos enlaces, uno al principio y otro al final. El primer enlace comunica la variante con la actual carretera y permite el acceso a Santa María de Riaza y a Ayllón (en dirección a Soria). El segundo enlace se une con la carretera actual y con la C-114 (de Aranda de Duero a Ayllón) y hace posible el acceso a Ayllón en Sentido hacia Segovia.

Ambos enlaces tienen una estructura similar, con una glorieta inferior de 90 metros de diámetro interior, para la distribución de los ramales de acceso y la estructura superior de tres vanos, de 35 metros en el primer enlace y de 29 metros en el segundo, por el que discurre la calzada de la variante.

 

Viaducto en el Río Aguisejo

La subdelegada explicó que otra estructura importante es el viaducto sobre el río Aguisejo, con 14 vanos de 30 metros cada uno. El tablero de las estructuras de las glorietas, así como el del río Aguisejo, está formado por una losa de hormigón armado de 25 centímetros de espesor sobre vigas en doble T de hormigón prensado, en cinco vigas en el viaducto y en el segundo enlace y de seis en el primer enlace, con 1,65 metros de canto en todos los casos.

Hay además dos pasos superiores de 38 metros de longitud, repartidos en tres vanos, que cruzan la calzada de la variante. Tienen un tablero de hormigón pretensado de un metro de canto. Se cuenta con un paso inferior para la Cañada Real Soriana con una estructura de cajón de hormigón armado de ocho por cinco metros de dimensión.

Las obras contemplan el acondicionamiento del entorno de la Fuente de los Anillos, que se recupera para el uso y disfrute de los vecinos. Además, ha sido necesario un modificado para mejorar el drenaje de agua en la zona, que ha supuesto dotar de otros 600.000 euros a la obra.