Las Cámaras de Comercio e Industria de Castilla y León y su Consejo Regional, conscientes de la repercusión que tendrá la subida del Impuesto del Valor Añadido (IVA) para los ciudadanos, empresas y administraciones que finalmente tengan que soportarlo, valoran “el esfuerzo que conllevará por parte de la sociedad en su conjunto”.

Ante diversas cuestiones que se plantean por parte de las empresas y, concretamente, en relación con los contratos del sector público y certificaciones de obra, y sin perjuicio de las cláusulas contractuales que rijan para determinadas operaciones, “las Cámaras vienen informando, de acuerdo con el criterio que señala la Agencia Estatal de la Administración Tributaria, que en el caso en que las administraciones sean las destinatarias finales de los contratos y certificaciones, con carácter general, serán éstas las que deberán soportar el aumento del IVA”.

Por ello, “las Cámaras quieren reconocer el esfuerzo que conllevará también para las Administraciones Públicas y que la Comunidad Autónoma está estimando en torno a los 20 millones de euros adicionales, en el caso de Castilla y León”, insistieron en un comunicado, en el que precisan que la subida del IVA en sí misma y sin ligarla a una bajada en las cotizaciones sociales, tal y como apoya el 57 por ciento de las empresas españolas consultadas por las Cámaras, “no parece la medida más adecuada frente a la actual coyuntura económica”.