La sede de la Federación Empresarial Segoviana (FES), en la calle Los coches 1 y Fernández Ladreda 35, es desde esta semana un espacio cardioprotegido gracias a la instalación de un desfibrilador semiautomático (DESA).

Previamente, la Federación ha formado a sus trabajadores para que sepan actuar en caso de una parada cardiorrespiratoria, puedan valorar el estado de consciencia, realizar maniobras de reanimación cardiopulmonar, actuar en caso de atragantamiento y puedan utilizar el DESA en adultos y en niños.

Tanto la instalación como el uso de este dispositivo y la formación, cumplen con los requisitos establecidos en el Decreto 9/2008 de 31 de enero por el que se regula el uso de los desfibriladores externos semiautomáticos por personal no sanitario en Castilla y León.

En España todos los años se producen cerca de 25.000 paradas cardiorrespiratorias fuera de los hospitales. La causa más frecuente es una arritmia cardiaca llamada fibrilación ventricular cuyo único tratamiento eficaz es la aplicación de una descarga eléctrica (desfibrilación).

Este tratamiento debe realizarse lo antes posible ya que por cada minuto que transcurre desde la parada cardiaca, la posibilidad de supervivencia disminuye un 10%.

La utilización del DESA en la cadena de supervivencia está soportada por la evidencia científica. La única forma de conseguir una mayor supervivencia es un tratamiento adecuado y precoz de las victimas a través de una correcta Resucitación Cardiopulmonar (RCP), y de un acceso rápido y fácil a los Desfibriladores.

 

Responsabilidad Social Corporativa

Con la instalación de este desfibrilador, la Federación ofrece un nuevo servicio tanto a su propia plantilla de trabajadores como a los cientos de personas que acuden hasta su sede para la realización de consultas, presentaciones, jornadas informativas y actos públicos.

Hay que recordar que FES, dentro de su política de Responsabilidad Social Corporativa, está comprometida con el proyecto Segovia Cardioprotegida, que promueve la instalación de desfibriladores externos semiautomáticos repartidos por toda la provincia.

En este sentido, tiene suscritos dos acuerdos con sendas empresas especializadas para ofrecer a sus empresas asociadas condiciones especialmente favorables para la adquisición e instalación de estos equipos. De esta forma, se pretende que los asociados mejoren la seguridad y protección tanto de sus trabajadores como de sus clientes y ciudadanos en general, todo ello desarrollando un plan integral de protección cardiológico.

En virtud de estos convenios, se ofrece a las empresas asociadas un análisis gratuito de sus instalaciones y un precio preferencial en la adquisición de los desfibriladores. En la elaboración de este estudio se analizan los siguientes parámetros para una eficaz ubicación de los aparatos:

1. Actividad que se desarrolla en las diferentes áreas de los distintos centros, identificando así los diferentes riesgos potenciales existentes.

2. Número de empleados, turnos-horarios de trabajo y aforo de los centros, tanto en tránsito como en permanencia.

3. Diseño de la instalación: número de plantas, metros cuadrados por planta, distribución de las mismas, escaleras, ascensores, etc.

4. Control de Tiempos de acceso desde los distintos puntos al aparato para su óptima y eficaz ubicación.

 

¿Qué es un DESA?

El desfibrilador semiautomático (DESA) es un pequeño aparato que se conecta a la víctima que supuestamente ha sufrido una parada cardíaca por medio de parches (electrodos adhesivos). El DESA es capaz de realizar automáticamente un análisis del ritmo cardíaco.

Si identifica un ritmo de parada cardíaca desfibrilable (fibrilación ventricular), recomendará administrar una descarga. El reanimador debe pulsar entonces el botón de “DESCARGA”, para que el aparato realice el choque eléctrico. En caso de Parada cardíaca por Fibrilación Ventricular, la descarga puede conseguir que el corazón recupere su ritmo ordenado y mecánicamente eficaz, siempre y cuando ésta se administre tempranamente.

 

¿Cómo funciona un DESA?

El DESA analiza automáticamente el ritmo del corazón, y si confirma que se trata de una parada cardíaca por Fibrilación Ventricular (FV), recomendará una descarga y deberá realizarse la misma pulsando un botón.

Su uso es sencillo: el desfibrilador va guiando al reanimador durante todo el proceso, por medio  de mensajes de voz, realizando las órdenes paso a paso. Y es seguro: únicamente si detecta este ritmo de parada (FV) permite la aplicación de la descarga.

 

¿Quién puede utilizar un DESA?

No es necesario que el reanimador sea médico para poder utilizar el desfibrilador. Cualquier persona (no médico) que haya superado el curso oficial de 8 horas homologado y acreditado por la Consejería de Sanidad de Castilla y León, estará legalmente autorizada para la utilización del DESA.

 

¿Qué es un espacio cardioprotegido?

Un espacio cardioprotegido es aquel lugar que dispone de todos los medios necesarios para asistir a una persona en los primeros minutos tras una parada cardíaca con el objetivo de mejorar la supervivencia.

El desfibrilador semiautomático posibilita el acceso a la desfibrilación de una forma segura y efectiva a personas con un mínimo de formación y entrenamiento.