La Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales ha organizado un programa de visitas guiadas a los principales proyectos de restauración de bienes culturales que actualmente está ejecutando entre los que se encuentra la Catedral de Segovia. Este programa permitirá a los ciudadanos el acceso a importantes monumentos objeto de intervención por parte del Ministerio de Cultura, entre los que además de la Dama de las Catedrales se encuentran el claustro de la Catedral de Toledo, la catedral de Tarragona, las Murallas Meriníes de Ceuta y el Castillo Mayor de Calatayud de Zaragoza.

Las visitas guiadas, que se realizarán en grupos no superiores a veinte personas, mostrará además del monumento en sí, las zonas en las que se están acometiendo las restauraciones. La inscripción se llevará a cabo mediante la cumplimentación del formulario disponible en la web del IPCE y se realizará por orden de emisión de solicitud hasta completar aforo. Las personas admitidas en la actividad recibirán comunicación expresa de su aceptación vía correo electrónico.

 

La restauración del claustro, librería y el enlosado

La cuarta fase de las obras de restauración de la catedral de Segovia supone una inversión de más de 1.800.000 euros y comprende diversos ámbitos, cada uno de los cuales presenta patologías específicas.

La zona de la librería, que linda con la torre y el claustro, acoge en su interior la sala capitular, el tesoro y, en la planta superior, la librería, cerrada ahora de forma provisional. Aquí se observan problemas de humedad significativos y grave deterioro de la cubierta de teja, por lo que se llevará a cabo el desmontaje completo de la cobertura de teja y la restauración de la cubierta y la bóveda. Asimismo, la eliminación de tabiques y reposición de pavimentos permitirá incorporar ese espacio al de la escalera, lo que proporcionará una nueva perspectiva de la magnífica bóveda que la cubre.

El claustro, construcción gótica anterior a la propia catedral, presenta arenización con pérdida de geometría y de volumen, y un alto grado de humedad que ha dañado la fábrica y propiciado la presencia de elementos vegetales. Se está realizando una limpieza exhaustiva que incluye su eliminación y se adoptarán medidas para reducir en lo posible las humedades que se han detectado, fundamentalmente en la cara norte y este del claustro. La recogida de las aguas del patio está proyectada a través de un sistema de drenaje que hará necesario remodelar el jardín. Para hacer desaparecer la humedad interior está prevista la construcción de una cámara de ventilación bajo el suelo, formada por una bóveda de ladrillo junto a la parte superior de la cimentación. La intervención sobre el material pétreo del claustro consistirá en la limpieza y eliminación de elementos metálicos, el sellado de grietas y fisuras, la ejecución de reintegraciones volumétricas, el rejuntado de paramentos con mortero de cal y la aplicación de tratamientos protectores de consolidación.

La intervención del IPCE incluye el exterior del templo en su lado Oeste, donde hay una gran superficie plana llamada “el enlosado”, formada por una cuadrícula de pavimento de granito con losas encintadas a su vez con lápidas procedentes de la misma catedral. Dicho enlosado está rodeado por una cerca de piedra que salva la diferencia de cota entre la planta general de la catedral y las calles adyacentes. La cerca, presenta un estado de deterioro muy avanzado principalmente debido a que no dispone de sistema de drenaje. La rejería se encuentra también en muy mal estado y su anclaje al muro ha llevado a la rotura de éste en muchos puntos. El proyecto contempla la reconstrucción de las escalinatas y la disposición de un sistema de drenaje perimetral que eliminará la principal causa de deterioro de la zona.