El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Antonio Silván, ha asegurado que el Plan de Movilización de Recursos Forestales de Castilla y León que se aprobará en la presente legislatura, recogerá un apartado específico del sector de la resina para mostrar la “voluntad inequívoca de apoyo” de la Junta con “el buen hacer” de los resineros. 

“Es una oportunidad para la tierra y la tenemos que aprovechar”, señaló Silván para destacar el compromiso de trasladar al Gobierno de España los aspectos de la fiscalidad de la actividad ligada a la resina, como se abordó en el II Simposio Internacional de resinas naturales que se celebra hasta el día 18 en la localidad segoviana de Coca.

Como principal región productora en España y el mundo, el consejero recordó iniciativas como la creación de la Mesa regional de la resina para “unir esfuerzos” en torno a un sector con un “futuro halagüeño” con especial importancia dentro del sector de la cosmética y farmacéutica. En este sentido incidió en el compromiso de la Junta con otras acciones como el plan de innovación en la mecanización del resinado o la mejora genética de los pinares. 

 

Potencia, fuerza y vigor

Así, destacó por otro lado que el oficio de la resina ha multiplicado por 4,5 la riqueza generada en la región con una producción que supera los 6,5 millones de euros. Según el consejero, el sector multiplicó por tres el número de empleos creándose en tres años 348 nuevos puestos de trabajo, situando la cifra de resineros en la actualidad en más de medio millar en Castilla y León, lo que demuestra “la potencia, la fuerza y el vigor” del sector en la región.

Durante la inauguración del II Simposio Internacional de resinas naturales en la localidad de Coca (Segovia), al que asisten más de 260 participantes españoles y europeos, Silván abogó por apostar por el oficio como “motor de empleo y de actividad en el medio rural” para contribuir en la fijación de población en los pueblos. El consejero señaló que el auge del sector permitió poner en producción hasta 100.000 hectáreas de pinares que contribuyen a prevenir los incendios forestales además de promover la conservación del monte.

Aseguró que con una producción de 15.000 toneladas de resina podrían consolidarse más de 1.000 empleos directos y recordó que la resinación genera una demanda “muy elevada de empleo” situándose en 1 empleo cada 160 hectáreas “lo que crea entre ocho y diez veces más de empleo que otras actividades forestales”.

Acompañado por el alcalde de Coca, Juan Carlos Álvarez, Silván explicó que la coyuntura actual “es favorable” para incrementar los niveles de producción de resinas naturales puesto que China, máximo productor mundial, “está sufriendo problemas por el desarrollo socioeconómico del país y la falta de una política forestal cuidadosa”. Según los datos ofrecidos, España consume entre 30.000 y 40.000 toneladas de resina o derivados y la Unión Europea entre 200.000 y 300.000 toneladas a pesar de que no produce ni el 1 por ciento de su demanda.

 

La crisis, una oportunidad

La situación, que entroncó directamente con la crisis económica en España, provocó según Silván, un aumento de la demanda de empleo en la actividad resinera y “pese a las dificultades” los trabajadores se mantienen en la actividad “con bajísimas tasas de abandono”. La creación de empleo, el consumo nacional y europeo y la protección de los pinares, se convierten así en “tres razones fundamentales para resinar en nuestra tierra”, aseveró el titular de Fomento y Medio Ambiente.

Por este motivo, Antonio Silván destacó la inversión de más de un millón de euros, de los que la Junta aportó un 20 por ciento, con el fin de favorecer el sector y su producción. Entre las acciones destacadas, se citó la creación de la Mesa de la resina, la redacción del Plan de resina como parte del Plan de Movilización de Recursos Forestales que se encuentra en tramitación y el patentado taladro que permite mecanizar la preparación y las picas reduciendo el tiempo de operaciones.

Se trata de una iniciativa del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), la Consejería de Fomento y Medio Ambiente y la Asociación Intermunicipal para el Desarrollo Local en la Comarca de Santa María La Real de Nieva (AIDESCOM) que reúne a más de 260 participantes entre técnicos, profesionales y empresarios del sector resinero de Castilla y León, resto de España, Portugal y Francia.

Hasta el jueves, 18 de abril, se expondrá la situación actual del aprovechamiento de la resina en Europa como producto natural, ecológico y renovable y se analizarán las posibilidades que ofrecen su extracción, transformación y usos. En el transcurso del encuentro, se proyectan visitas de campo a talleres de resinación con el fin de comprobar cómo un monte ordenado y la selvicultura asociada influyen directamente en la prevención de incendios forestales. También se desarrollarán demostraciones técnicas tradicionales de resinación y muestra de las novedades probadas de diferentes proyectos de innovación.

 

Cooperación interterritorial

El simposio se enmarca en dos proyectos sobre impulso y fomento de la resina. En concreto, se trata del Proyecto SUST-FOREST de cooperación transnacional de España, Francia y Portugal; y del Proyecto REMASA de investigación de la resina de cooperación entre Castilla y León y Castilla La Mancha.

El Proyecto SUST-FOREST de la UE tiene por objeto la conservación y empleo rural en el territorio del sur de Europa a través de la extracción de la resina. Está financiado por SUDOE Interreg y la Junta de Castilla y León y cuenta con un presupuesto de 1,2 millones de euros. Este proyecto pretende conservar y expandir la extracción de la resina como aprovechamiento forestal a largo plazo y contribuir al empleo rural y a la conservación de los bosques y a la prevención de incendios forestales en los extensos pinares de España, Portugal y Francia. Para ello, se contempla el análisis de los aspectos económicos, ecológicos y sociales del sector en el marco de las políticas europeas de desarrollo rural.

Por su parte, el proyecto REMASA, de investigación aplicada a la valorización de los recursos forestales de resina y biomasa es una iniciativa de cooperación interterritorial entre Castilla y León y Castilla La Mancha financiada por FEADER y MAGRAMA. Esta iniciativa pretende planificar el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales en nuestros montes a través de la promoción de la resina, la biomasa y el compost mediante la formación de la población local, la mejora de la calidad ambiental mediante la gestión sostenible de los pinares y el fomento de las actividades tradicionales basadas en el aprovechamiento forestal.