La reina se encuentra desde primeras horas de esta mañana en la Clínica Quirón de Madrid visitando a su nieto mayor, Felipe Juan Froilán, que se encuentra ingresado en el citado centro sanitario, donde anoche fue intervenido de una herida en el pie derecho que se causó con un disparo accidental de una pequeña escopeta.

Froilán, según informó la Casa del Rey, resultó herido ayer por la tarde tras «sufrir un accidente cuando realizaba prácticas de tiro» en la finca familiar de su padre, en Soria. Estas mismas fuentes precisaron que el accidente se produjo en el patio de la casa y que estaba acompañado de su padre cuando se le disparó la escopeta de calibre 36, lo que le causó «una herida en el pie derecho».

Tras ser curado de urgencia en Soria fue trasladado a Madrid e ingresado en la Clínica Quirón, en donde fue intervenido quirúrgicamente anoche para retirarle del pie algún resto de perdigones.

Su madre, la infanta Elena, ha permanecido junto a su hijo en todo momento y ahora se encuentra acompañada de su madre, la reina. Aún no se sabe cuándo Froilán, de 13 años de edad, podrá abandonar el centro hospitalario, que se encuentra en Pozuelo de Alarcón, aunque es probable que pase un par de días ingresado, ya que la herida que presenta necesita de curas y es preciso observar la evolución de la misma.

Los príncipes de Asturias han estado en todo momento informados del estado de su sobrino y de la evolución de la herida que presenta en el pie derecho.