La Consejería de Fomento y Medio Ambiente ve en la rehabilitación el ‘salvavidas’ que permita al sector de la construcción salir a flote, por lo que comenzará este año a desplegar una estrategia que persigue “revalorizar” y regenerar el patrimonio urbano y arquitectónico de Castilla y León a través de programas como las áreas de Rehabilitación Integral (ARI). Para ello, tiene listos los expedientes de cinco nuevas actuaciones en Segovia, que se promoverán en diferentes poblaciones para recuperar 1.029 viviendas, lo que obligará a movilizar 24,6 millones de euros.

Tras finalizar el ARI de la Judería de Segovia capital, en la que Fomento invirtió 8,4 millones en la rehabilitación de 312 viviendas, las nuevas actuaciones se centran en otras cinco áreas de la provincia. La mayor en envergadura, la del barrio de las Canonjías de la capital, prevé una inversión de 8,5 millones de euros para la rehabilitación de 400 viviendas. Dieciséis más, hasta las 416 viviendas, serán rehabilitadas en la siguiente mayor Área de Rehabilitación Integral en Segovia; la de San José Obrero que constará de un gasto total de 8,4 millones una vez finalizados los trabajos.

En la provincia de Segovia serán también objeto del conjunto de la rehabilitación La Granja de San Ildefonso, el Casco Histórico de Cuéllar y la Sierra de Ayllón. En el primero de los casos, 3,5 millones de euros serán los encargados de poner en valor hasta 22 viviendas de la localidad vecina a la capital segoviana. En la Sierra de Ayllón serán 70 las viviendas rehabilitadas con una inversión de 2,5 millones de euros. Para finalizar,  en el Casco Histórico de Cuéllar se prevé el gasto de 1,7 millones de euros para la rehabilitación de 121 viviendas.