«Si tanto está deseando declarar, no entendemos por qué el mismo día que dimitió del Consejo de Administración de la Caja, no acudió directamente a los tribunales, como es su responsabilidad, a denunciar todo lo que allí estaba pasando». UPyD recuerda que su puesto en el Consejo de Administración no era personal, sino como representante de los ciudadanos de Segovia, y como tal «obvió esa responsabilidad, puesto que en vez de dimitir tendría que haber usado todas las herramientas y facultades que nuestro ordenamiento atribuye al Consejo de Administración para intentar evitar que se hicieran efectivas las cuantiosas indemnizaciones, las jugosas prejubilaciones, y los inmorales sueldos del equipo directivo, exigir su destitución inmediata e impedir el posterior expolio» afirman desde la formación magenta.

Así mismo, recuerdan al edil que «UPyD no persigue a nadie en concreto en esta causa, todo lo contrario lo que busca es que se arroje luz sobre este oscuro asunto, y que se juzgue a los responsables de la ruina de la Caja», recordando que «tan responsables son los que urdieron con maniobras de ingeniería financiera el expolio en beneficio propio, como los que lo permitieron desde el Consejo de Administración, no solo aprobando sus planes sino encima felicitándoles expresamente por su labor».

Lo que si EXIGE UPyD es que «el Señor Alcalde, al igual que los otros ex Consejeros que en la actualidad ostentan cargos de responsabilidad en instituciones del estado tales como Ayuntamientos, Diputaciones, Cortes de Castilla y León o Senado, es su inmediata dimisión, pues queda demostrado su patente incapacidad para seguir al frente de puestos de responsabilidad al existir el mínimo atisbo de participación en la ruina de la Caja».

Por ultimo, la frmación reclama un poco de «decoro a la hora de expresar su sarcástico sentido del humor con desafortunadas expresiones, si realmente se siente amenazado también puede acudir a la justica. El asunto en concreto es demasiado grave como para andar con chistes macabros y las habituales dosis de demagogia».