“Queremos vivir en Segovia”. Con esta frase, y en tono suplicante, uno de los usuarios se defendía ante un Policía que, con motivo de la protesta, le ha tomado los datos durante la acción que, finalmente, han protagonizado los usuarios del AVE entre dos rotondas de la ciudad, las que dan acceso a Segovia.

Según explicaron varios de los usuarios, Eloy circulaba a unos veinticinco kilómetros hora, más lento de lo que es habitual, como símbolo del malestar que está atravesando el colectivo, quienes piden que el parking sea gratuito y hoy, también, que se busquen otras alternativas, como la mejora del transporte urbano (no sólo el de la ciudad, “también el de pueblos cercanos como San Cristóbal, Lastrilla o Palazuelos”).

Finalmente, la lenta conducción de unos cincuenta usuarios provocó tráfico lento y ocasionó retenciones, era previsible. Y finalmente, sobre las 12,40 horas, la Policía actuó tomando los datos de algunas de las personas que circulaban despacio: “Nos han dicho que hemos provocado un retraso en la línea de autobuses”, explicaba uno de los usuarios. En definitiva, y aunque desconocen si serán sancionado, miembros del cuerpo de Policía explicaron que, en el momento de la detención del vehículo de Eloy, éste “circulaba a una velocidad anormal”.

“Le he preguntado si lo han controlado con algún radar pero no he obtenido respuesta, yo no quiero tener problemas, sólo quiero vivir en Segovia y dedicarme a mi profesión: soy ingeniero y esta ciudad no tiene oportunidades para mí”, lamentaba el joven, de 26 años, quien acompañado de su novia explicaba: “quieren que Segovia crezcan pero deben ayudarnos, ayudar a los jóvenes que queremos proyectar nuestra vida. Todos somos segovianos y debemos ser solidarios, es un problema que afecta a muchas vidas, a muchas personas y familias”, añadió.