Los trabajadores de elacueducto.com se han encontrado con que la empresa impide su acceso al centro de trabajo. La asamblea decidió este miércoles la desconvocatoria de la huelga indefinida. Esto se ha hecho oficial el jueves, cuando la plantilla ha acudido a la sede del paseo Conde de Sepúlveda, con intención de reincorporarse a sus puestos y continuar su actividad, pero se ha encontrado con que la cerradura ha sido sustituida y que la puerta estaba cerrada. Según señalan esa circunstancia se ha repetido este viernes, según la versión de la plantilla.

La situación ha motivado que los hechos se hayan puesto en conocimiento de la inspección de Trabajo, cursando una denuncia para que inicie los procedimientos pertinentes ante el posible cierre patronal, dirigidos a la certificación de la voluntad de la plantilla de retornar al centro de trabajo. Por otro lado, continúa la situación de impagos que la actual editora –Viterbo S.L.- y la que inició el proyecto del primer diario gratuito de la ciudad –Caudal de Ideas S.L.- adeuda con los trabajadores y que llega hasta las ocho pagas, siempre conforme a la versión de los empleados. Además, denuncian,  los responsables de ambas sociedades continúan sin establecer comunicación con la plantilla.

De esta manera,  los once empleados reiteran su voluntad de desarrollar su trabajo, solicitando para ello unas condiciones dignas y respetuosas. En este sentido, al corte de líneas telefónicas, se suma el de las cuentas de correo electrónico corporativas, así como de la web del periódico (www.elacueducto.com).

 A pesar de todo ello, los profesionales continúan con su trabajo en precario, y ofrecerán comentarios a través de las redes sociales (en Twitter @trabajadoresacu; en Facebook, la página ‘trabajadores del Acueducto’, y en el blog ‘trabajadoresdelacueducto.blogspot.com’), sobre los contenidos que serían objeto de publicación en las ediciones digital e  mpresa.

Por último, a través de un escrito, los empleados quieren aprovechar para agradecer el respaldo que han recibido en los últimos días ante su situación y, especialmente, durante la concentración de protesta que convocaron en la mañana del pasado martes, 5 de febrero.