La estación de esquí La Pinilla estrenó durante estos días una nueva treintena de cañones de nieve de cara a su próxima apertura el 5 de diciembre. Aprovechando las bajas temperaturas de las primeras horas de la mañana durante las jornadas anteriores, los artefactos de innivación comenzaron las primeras pruebas de fabricación de nieve ante la inminente apertura. “La innivación artificial junto con el trabajo en pistas son nuestra carta de presentación para esta temporada”, señalaron desde su página web.

Ante la baja de la cota de nieve prevista para la semana que viene, que sitúan las precipitaciones desde el jueves a los 800 y 900 metros, la estación esperó que se pueda reemprender la producción de nieve, y que ésta se pueda unir a las precipitaciones que se esperan para esos días. La Pinilla hizo especial hincapié en los nuevos cañones introducidos este año, así como la instalación de equipos de última generación en la pista Focas, y el refuerzo de otras zonas de máxima afluencia de esquiadores.

Además, en noviembre se inició la venta de forfaits de temporada, ya que según señalaron, este tipo de bono “es nuestra respuesta ante la crisis”. En este sentido, señalaron que “no queremos carreraras por ser los primero, sino por ofrecer las ofertas más interesantes dentro de nuestras posibilidades”.

La temporada, que finalizará el próximo 31 de marzo, lleva preparándose desde finales de abril, cuando comenzaron a trazar la estrategia de inversión y el plan de mantenimiento de pistas y de remontes. Según su propia página web reforzarán la relación comercial con los grupos, ofreciendo ofertas y precios especiales, ya que el año pasado la estrategia supuso un incremento del 500% de su facturación en este sector.

La estación también amplió y mejoró el acceso a la Diagonal baja desde la pista Periférico, ganando una pista azul y facilitando, a quien no quiera utilizar el Muro como camino de vuelta a casa, que pueda volver por el TS. Superexpress. También ampliaron la superficie de la pista Focas, abriendo un acceso lateral a la pista Chozo y dejando exenta la pista Testero en su cabecera, ·con la intención –en esta última- de facilitar la circulación en una zona con buena vegetación y relieve sinuoso aunque fácil”.